La nefasta gestión de Colombia en Electricaribe dejará en la calle a más de 1.000 empleados

Electricaribe
Juan Manuel Santos, presidente de Colombia (Foto: Gobierno de Colombia)

El sindicato de Electricaribe (Sintraelecol) carga las tintas contra el Gobierno de Colombia por la gestión interna llevada a cabo en la filial de Gas Natural Fenosa tras la expropiación. Alerta de que más de 1.000 trabajadores de la operadora pueden quedarse en la calle con la llegada de la nueva compañía compradora. Además, asegura que el Estado no ha invertido ni un dólar en las infraestructuras de la compañía, por lo que, a todas luces, habrá un apagón técnico cuando llegue el invierno y no habrá servicio de electricidad en la región.

Hoy se ha hecho la primera reunión entre el Sindicato de Trabajadores de la Energía de Colombia (Sintraelecol) y los representantes de la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios en el Ministerio de Trabajo. Los representantes de los trabajadores de la operadora reclaman “garantías” para que se respeten sus contratos y derechos laborales, a pesar de que la firma expropiada en proceso de liquidación.

El sindicato colombiano teme por la suerte que puedan correr los empleados de Electricaribe, ahora que la compañía está absolutamente en manos de la anarquía. Hernán Rangel López, presidente de Sintraelecol, asegura que desde que ha comenzado la liquidación “no se ha tenido en cuenta a la plantilla”.

Rangel López señala que la operadora, ahora gestionada por el Ejecutivo, está sobreviviendo del flujo de caja y es verdaderamente lo que les preocupa. Fuentes del sector en Colombia aseguran a OKDIARIO que “no están invirtiendo ni un duro en infraestructuras y, además, no tienen ingresos, por eso tienen que llevar a cabo una reestructuración de la compañía”.

Electricaribe está en proceso de liquidación desde el pasado 14 de marzo y será vendida al mejor postor. Sin embargo, se hace una hazaña complicada porque los requisitos que pide el Gobierno colombiano son harto imposibles de cumplir. La empresa que quiera comprar Electricaribe tendrá que hacerse cargo de la deuda, que asciende a más de 1.200 millones de euros, y hacer una importante inversión para aliviar los daños de la infraestructura.

En Sintraelecol son más que conscientes de la situación financiera por la que atraviesa la firma, por ello advierte a la Superintendencia de que “cuando comience el invierno habrá un apagón técnico porque ya no hay líneas de alta tensión en cobre sino en aluminio, lo que no garantiza la prestación del servicio, como lo mandan los cánones internacionales”.

Rangel López ha confesado que esta problemática ya fue trasladada a los nuevos gestores de la filial de Gas Natural Fenosa cuando expropiaron la empresa, pero que el Gobierno hizo oídos sordos. “Lo que hizo, en lugar de escucharnos, fue despedirnos a mí y al directivo Julio Vergara, decían que estábamos difamándola y porque supuestamente allí no estaba pasando nada de lo que nosotros decíamos”.

El sindicato ya se manifestó ante las puertas de Electricaribe en el mes de noviembre cuando la Superintendencia, de manera abrupta, se hizo con el control de la operadora. Sintraelecol quiso mostrar en su momento la desconfianza de esta expropiación, porque “al menos cuando Gas Natural Fenosa estaba en el accionariado tenían garantizado el empleo, ahora no saben qué pasará”, explican fuentes colombianas.

El representante de los empleados ha anunciado que se comenzarán a programar movimientos de protesta para que “la Región Caribe se enteré de cuál es la verdadera situación interna de Electricaribe». 

Lo último en Economía

Últimas noticias