Política monetaria

Draghi esperará a septiembre: endurece su tono pero quiere que la Fed se adelante

Italia gasolina
Mario Draghi.

La decisión de Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE) de mantener los tipos de interés hasta la próxima reunión de septiembre cumplió las expectativas del mercado. Sin embargo un poco más tarde, en la comparecencia del mandatario, su afirmación de que «la economía cada vez va peor» fue una pista clara de que el organismo llevará a cabo finalmente una bajada de tipos. Sin embargo, antes de esta, habrá que esperar a ver lo que sucede la próxima semana en la reunión de la Reserva Federal (Fed) en Estados Unidos.

El jueves a las 14:00 cuando se hacía público que Draghi mantenía los tipos de interés y además, anunció la extensión de las ayudas monetarias, las principales entidades bancarias subieron en Bolsa animadas por un tono más dovish del BCE. Sin embargo, minutos después en rueda de prensa Draghi resumía el contenido de la reunión en unas palabras que no fueron tan bien acogidas por el mercado, y las principales entidades bancarias españolas cerraron la jornada en negativo.

«Draghi no se ha echado para atrás, simplemente se ha dado tiempo hasta septiembre para tomar una decisión. Sí que es cierto que el consenso descontaba que bajase tipos, pero no deja de ser una estimación, y realmente Draghi se ha mantenido en línea con lo esperado de acuerdo al mensaje de la última reunión», ha señalado Nuria Álvarez, analista de Renta 4.

Por su parte, Aitor Méndez analista de IG Markets, destaca que un recorte de tipos en esta reunión no era el sentir mayoritario del mercado. También añade que «el escenario que nosotros planteábamos como más probable es el que finalmente se ha dado: que cambiara el lenguaje del comunicado para facilitar próximos movimientos, pero nada más agresivo. La decisión del BCE gustó a los inversores, como se vio en la reacción del mercado tras publicar resultados y hasta la rueda de prensa de Draghi, pero lo que pasa es que luego hubo poco de pataleta porque el tono de Draghi no fue tan dovish como algunos quisieran, pero nada más».

Reunión de la Fed

El banco central americano se reúne el próximo 31 de julio, y el consenso de mercado espera que finalmente Jerome Powell, su presidente, lleve a cabo la bajada de los tipos de interés, salvo sorpresa de última hora. La desaceleración de la economía y la guerra comercial entre Estados Unidos suponen importantes problemas para el país presidido por Donald Trump, por lo que Powell ha dejado claro que la intención del organismo es actuar frente a esto.

«No esperábamos ayer un recorte de tipos, por lo que no nos sorprendió que no hubiera cambios. En septiembre sí deberemos estar más pendientes de posibles movimientos, sobre todo tras haber rebajado sus previsiones de crecimiento y recalcar que los riesgos siguen siendo bajistas. El BCE está dispuesto a lo que haga falta, y solo está esperando a que llegue el momento necesario para realizar esos movimientos. Tampoco nos engañemos: es mucho más sencillo ver desde la barrera a ver qué hacen otros, sobre todo ante la próxima reunión de la Reserva Federal”, han destacado los expertos de Investing.com.

Lo último en Economía

Últimas noticias