Barcelona aumenta un 800% la venta de armas largas

terrorismo
Soldados de Chad vigilan las armas requisadas al grupo terrorista Boko Haram. (Foto: AFP)

Barcelona aumentó un 809% la venta de armas largas en 2017, año en el que se produjeron los trágicos atentados a partir de los cuales los independentistas lanzaron proclamas como ‘vuestras armas, nuestros muertos’, en un intento más de politizar una tragedia con mentiras. Y es que Cataluña, además de ser la tercera Comunidad Autónoma que más armas vende -a países como EEUU, Arabia Saudí o Emiratos Árabes-,

Captura de la página web de la Cámara de Comercio.

A la ‘gent de pau’ se le viene abajo el argumento una vez echa un vistazo -puede hacerlo todo el mundo- al gran negocio que suponen las armas para Cataluña, que ingresa entre 40 y 50 millones de euros al año por este concepto. Además de la partida de «armas largas», también despunta Cataluña en las «armas largas con mira telescópica».

Subvenciones

Las compañías armamentísticas catalanas recibieron 15,5 millones en subvenciones de la Generalitat, pese a que facturan más de 120 millones al año, tal y como se desprende de los datos que elabora el Centro Delàs por la paz. En total, el sector armamentístico catalán cuenta con 35 compañías, que emplean a casi 500 personas.

OKDIARIO se ha puesto en contacto con el autor del informe del Centro Delàs por la paz, Pere Ortega, coordinador del centro, que explica que si bien es cierto que la producción armamentística catalana ha disminuido en los últimos años, es debido a que el Ministerio de Defensa adquiere menos armas y, por lo tanto, las industrias repartidas por toda la península, entre ellas Cataluña, que fabrican armas también ha disminuido.

Cataluña, desde 2002, ha inyectado más de 60 millones de euros a empresas militares de la región. Sin embargo, en 2011, las subvenciones catalanas al sector se redujeron. Hoy, hay quien se pone la medalla ante esta reducción, pero el motivo es simple: “La Generalitat ha dado menos ayudas a todos los sectores desde que comenzó la crisis”.

Sin embargo, y pese a la crisis, en la última década se han duplicado las ayudas catalanas al sector militar respecto a los 10 años anteriores. “La Generalitat no ha tenido ética nunca para preocuparse del hecho de que el sector aeronáutico, por ejemplo, fabrique aviones militares”, señalan en Centro Delàs por la paz, desde donde, por cierto, desmienten que Cataluña produzca un 25% de las armas exportadas por España, tal y como han señalado distintos medios, y aclaran que “de Cataluña salen un 25% de las armas, pero eso no significa que ese volumen se construya en la región”.

Según fuentes empresariales armamentísticas catalanas, que prefieren mantenerse en el anonimato, Pasqual Maragall fue el que potenció el sector aeronáutico en Cataluña, que optó entonces por fabricar el helicóptero Tigre(Aunque Bono trasladó la producción más tarde a Albacete).

GTD, la gran empresa armamentística catalana

Junto a Indra (produce tecnología militar a destajo), que emplea a unas 1.000 personas en Cataluña de los 17.000 empleados que tiene, la empresa puramente armamentística más grande de la región es GTD.
GTD, que recibió entre 2003 y 2009 más de 1,7 millones de euros en subvenciones de la Generalitat, fue fundada en 1991 en Barcelona, ​​y proporciona servicios a los sectores aeroespacial, aeronáutico, marítimo y defensa. Destaca, sobre todo, en la producción de componentes para aviones de combate.

GTD trabaja, entre otros, en el importantísimo proyecto de Obús transportado 155mm para General-Dynamics Santa Bárbara. Entre los principales clientes de GTD, se cuentan el holding EADS-CASA, Eurocopter y el Ministerio de Defensa, al que dedicó el 20% de su producción de 2011.

Lo último en Economía

Últimas noticias