ACS refuerza su liderazgo en infraestructuras y potencia su negocio energético

ACS
Edificio de ACS.

La compañía líder en el sector de infraestructuras redobla su apuesta por la energía renovable para lanzar una solución global y de futuro apoyándose en tecnologías de vanguardia.

La constructora, que mantiene su liderazgo tras ser reelegida como mejor empresa de ingeniería y construcción a nivel mundial por séptimo año consecutivo, lanza ahora un desafío a los gigantes energéticos con el nacimiento de Zero-E, una nueva compañía para la construcción y la explotación de instalaciones de energías renovables.

La nueva filial del grupo pretende convertirse en un referente global en el sector energético con el desarrollo de infraestructuras sostenibles y la agrupación de activos renovables. Zero-E, que nace a través de la división del grupo Cobra, podría salir a Bolsa en los próximos meses y ya tiene identificadas oportunidades de negocio equivalentes a 4.500 megavatios (MW) de potencia en los próximos cuatro años.

ACS vuelve a apostar por las renovables con la creación de Zero-E, que estará presente en nueve países, entre ellos España. La compañía nace con 17 proyectos, 1.481 MW en operación y construcción. Su estrategia pasa por aprovechar la energía creada por el grupo. Por ello, en paralelo, ACS ha creado Eleia, una firma para comercializar la energía limpia que genere. Según la compañía, en términos económicos Eleia espera ingresar 95 millones en 2019 e incrementar la cifra hasta los 1.200 millones en 2025.

Consolida su negocio en EEUU, Europa y Australia

ACS continúa con su expansión a nivel mundial. Los nuevos proyectos emprendidos en Estados Unidos, Europa y Australia refuerzan el liderazgo del grupo en el sector de las infraestructuras.

El túnel de Hampton Roads en Virginia (EEUU), la estación de Euston en Londres, la red de transporte de Sidney y una nueva línea de metro en Brisbane (Australia), sus últimas adjudicaciones, son sólo algunos ejemplos que demuestran la amplia diversificación de la compañía. Una característica que sitúa al grupo ACS en el primer puesto del podio como la mejor empresa internacional de ingeniería y construcción del mundo desde 2012, según la revista especializada Public Works Financing.

acs
Estación de Euston en Londres (Foto: ACS)

El Grupo ACS tiene identificada una cartera de más de 150 proyectos por un valor de 230.000 millones de euros para los próximos cuatro años. Por áreas geográficas, el 35% de esta cartera se sitúa en EEUU; el 20%, en Canadá; el 25% se sitúa en Australia y el 20% en Europa. El 90% de la cartera son proyectos de infraestructura de transporte y el 10% de infraestructura social.

No sólo mantiene su posición competitiva en estos sectores. El grupo también destaca en el ámbito de las infraestructuras energéticas gracias su cartera de proyectos con medio centenar de activos en energía renovable, líneas de transmisión, proyectos de desalación, irrigación y depuración de aguas, y otros activos energéticos. Los activos de energías renovables suman cerca de 2.000 MW en las que destacan las plantas fotovoltaicas que estamos desarrollando en España, que suman una potencia instalada de 1.235 MW. La aportación de ACS comprometida en estos proyectos supera los 1.600 millones de euros.

Solidez económica

ACS someterá a la aprobación de sus accionistas los resultados correspondientes al ejercicio de 2018. La constructora española ha cumplido un año más los objetivos de crecimiento, rentabilidad y solidez financiera al mismo tiempo que completó la OPA de Abertis. Gracias a la adquisición y a la buena marcha de sus negocios en España, EEUU y Australia, obtuvo un beneficio neto de 915 millones de euros, lo que supone un incremento del 14,1%.

El grupo no sólo disparó sus ganancias, sino que también ha demostrado tener una gran capacidad de inversión gracias a la solidez financiera de su balance. Además, mantiene a cero su contador de deuda tras reducirla en más de 9.300 millones de euros, hasta situarse en posición neta de caja en 2018.

El grupo registró un aumento de las ventas del 5%, lo que supone una facturación de 36.659 millones de euros. En concreto, las regiones donde la constructora genera su actividad son: América del Norte, cuyas ventas han supuesto un 46% del total con un crecimiento de 7,6%, un 11,5% ajustado por el tipo de cambio. Australia, que supone un 20%, donde las ventas se ven afectadas por el tipo de cambio y que, ajustadas por el crecimiento en la región, se sitúan en un 10,4%; y Europa, un 21%, con un crecimiento del 9,8%.

Lo último en Economía