Mundial de Clubes 2018: Real Madrid - Al-Ain

Sergio Ramos volvió a aparecer en una final

Sergio Ramos
Sergio Ramos celebra su gol en la final del Mundial de Clubes 2018. (AFP)

Sergio Ramos salvó el gol inicial del Al-Ain con una intervención defensiva espectacular bajo palos.

Sergio Ramos volvió a aparecer en una final para llevar al Real Madrid a un nuevo título. El capitán tiene ese ángel que le permite ser decisivo en todas las finales del equipo blanco y lo hizo en su faceta defensiva salvando un gol cantando en el minuto 13. 

Los pitos iniciales del público –quizá motivados por su incidente con Salah en la final de Champions– motivaron en sobremanera a un Sergio Ramos que estuvo concentrado e impecable en sus acciones. En la que salvó el gol de los anfitriones del Al-Ain, el andaluz neutralizó precisamente a otro egipcio –El Shatat–, quien se había aprovechado de un error de Marcelo para quebrar a la defensa blanca.

Tras unos meritorios regates en el área pequeña, que evocaron al aguanís de Raúl González, el jugador egipcio ya celebraba el gol cuando apareció Sergio Ramos bajo palos para salvar el gol. En la siguiente jugada llegaría el gol de Luka Modric, pero quien encarriló la final para los madridistas fue nuevamente el capitán.

Y emuló el gol de la Décima

No contento con evitar el gol del equipo de Emiratos, Sergio Ramos marcó el tercer gol en los albores del encuentro emulando la jugada de la Décima Champions con un córner servido por Modric que remató el sevillano de cabezazo inapelable para culminar una final de Mundial de Clubes de 10. El capitán mandó a callar a todos los que le pitaron y levantó a Isco de un abrazo.

Últimas noticias