Mundial 2018 Rusia

Salah se despide del Mundial con gol y otro fracaso (2-1)

Salah se despide del Mundial con gol y otro fracaso (2-1)
Salah marcó pero Egipto perdió contra Arabia Saudí (2-1).

Salah abrió el marcador en la primera parte pero su segundo gol en el Mundial no valió para nada

Al Dawsari dio los tres puntos a los hijos del desierto sobre la bocina

Arabia Saudí se despide de este Mundial 2018 de Rusia por todo lo alto. El tiempo de descuento fue el hábitat de los hijos del desierto. Egipto se marcha de vacío pese a que se adelantaron en el marcador con un sensacional tanto de Mohamed Salah, los saudíes igualaron antes del descanso desde el punto de penalti, obra del veterano Al Faraj, y pusieron la puntilla con el tanto de Salem Mohammed Al Dawsari.

El equipo de Héctor Cúper saltaba sin grandes cambios pero con una idea muy clara. El 4-4-2 como fórmula para liberar tanto a Mohamed Salah como a Marwan Mohsen. Se esperaba que los egipcios tomaron mayor protagonismo pero desde primera hora, cedieron la pelota a una Arabia Saudí que tampoco tomó una gran revolución en su once, aunque apostó por Al Moisalem en portería, el tercero de sus porteros.

Fue Arabia Saudí la que llevó la batuta del juego en los primeros compases. Los asiáticos se movían al ritmo de Abdullah Otayf, que no paró de pedir la bola y de orientar a uno u otro lado el juego de su equipo. Egipto saltó contemplativa y sabedora de que los contragolpes serían su arma más dañina. Y así fue.

Abdalla El Said se anticipaba a un saudí en el ecuador del primer tiempo y recuperaba un esférico en el centro del campo. El mediocentro vio a Salah a la carrera y midió un balón en largo a la espalda de de Motaz Hawsawi, uno de los centrales. El jugador del Liverpool la pinchó y, ante la salida de El Hadary y la presión del otro central Osama, la picaba para desatar la locura con el 0-1.

El gol noqueó a Arabia Saudí, y Egipto pudo sentenciar en apenas cinco minutos. Lo podría haber hecho si Salah no hubiera estado tan errático. La estrella egipcia se plantó solo ante Yasser Al Mosailem y volvió a picarle ante la salida de éste. Pero esta vez la pelota se marcharía a varios metros del poste del guardameta.

Los hijos del desierto se soltaron algo más en el último tramo de la primera mitad. Una clarísima oportunidad de Salman Al Faraj dentro del área abrió la veda. Esta acción la taponó Ahmed Hegazi en boca de gol. Se salvaba Egipto. Apenas dos minutos después, un centro de Yasir Al Shahrani impactaba en la mano de Ahmed Fathy. El colegiado no necesitó ni del VAR para decretarlo. Pero Fahad Al Muwallad, el encargado de lanzarlo, se toparía con el acierto de El Hadary, que acertó sus intenciones y ayudado del larguero salvó a su equipo y este le dio las gracias.

Ya en el descuento, el colombiano Wilmar Roldán volvería a pitar pena máxima en favor de Arabia Saudí. El central Ali Gabr agarraba a Fahad Al Muwallad dentro del área. Al colegiado le pareció suficiente, aunque tuvo que recurrir al VAR para corroborarlo. Esta vez el penalti lo lanzaría Salman Al Faraj que sí engañaría a El Hadary para igualar el partido.

El descuento, hábitat de los saudíes 

En la segunda mitad se abrió el partido. Se pudieron ver muchos espacios durante todo el segundo tiempo pero el balón seguía siendo en su mayoría saudí. El centro del campo comenzaba a desintegrarse para ver más juego en los últimos metros. Pese a ello, no se vieron grandes ocasiones.

De hecho la más clara fue de Arabia Saudí. Una doble ocasión con un par de testarazos de Al Mogahwi y otro posterior de Mohammed Al Owais. En ambas ocasiones apareció El Hadary, sin duda el mejor de los egipcios a sus 45 años, evitando innumerables ocasiones.

Pero llegó el tiempo de descuento, donde mejor se mueve Arabia Saudí. Una jugada precisa dentro del área acabó con una opción de disparo clarísima para Salem Mohammed Al Dawsari, que la empaló con todo el corazón de su país para darle los tres puntos a su selección, dejando huérfana a Egipto.

Lo último en Deportes

Últimas noticias

. . . . . . . . .