Philippe Gilbert se llevó la 17ª etapa

Movistar revoluciona la Vuelta y coloca a Nairo segundo en la general

Movistar Nairo
Valverde gesticula ante la etapa de la Vuelta. (Movistar Team)

La Vuelta a España guardaba una gran sorpresa en una de las etapas menos propicias –por recorrido– para el espectáculo. Philippe Gilbert se proclamó vencedor de la etapa 17 de la ronda española, en la que Movistar Team y Deceuninck Quick-Step pusieron patas arriba el pelotón con una escapada en la que Nairo Quintana consiguió reducir más de cinco minutos sobre sus rivales en la clasificación general y se coloca segundo en la misma. Gilbert se impuso en el empinado final en Guadalajara al sprinter Sam Bennett tras 218 kilómetros de lucha frenética y provocada sin ningún puerto puntuable de por medio.

Más allá de la alerta por viento que podría condicionar los kilómetros finales y provocar abanicos, el recorrido entre Aranda de Duero y Guadalajara, programado para la decimoséptima etapa de la Vuelta, se preveía como un pequeño respiro para los corredores de la general. Nada más lejos de la realidad. Movistar amenazaba con mover la carrera y no esperó a la montaña para realizar su ataque más ambicioso.

Una fuga de más de 40 corredores incluyó a los dos sprinters en mejor forma de la Vuelta, Bennett y Jackobsen… acompañados por Nairo Quintana. El colombiano se involucraba en la escapada con la compañía de tres rodadores contrastados como Oliveira, Erviti y Rojas, que unidos a los ¡seis! acompañantes de Jackobsen, convirtieron de inmediato la fuga en algo más que peligroso para las aspiraciones de Roglic.

En esas, aún en la primera mitad de carrera, reaccionó Jumbo-Visma en el comienzo de una persecución inacabable que mantuvo la ventaja de la escapada de Nairo entre los cuatro y los cinco minutos, suficientes para volver a meter al colombiano en la lucha por el podio. Nadie descansaba y Quintana iba a rueda en fuga sin gastar un gramo de fuerza. Movistar ya se había coronado.

En la búsqueda de la excelencia, llegado un repecho a cincuenta kilómetros de meta, Movistar puso a Soler y Pedrero a tirar por detrás hasta llevarse sólo a los favoritos y rompiendo en pedazos a los equipos de Roglic y Pogacar. Sólo quedó en pie Astana, que renunciaba a la potencial victoria de Luisle para pararle y ponerle a tirar en favor de Supermán López. Siempre sacrificado, al mismo tiempo que privilegiado como ciclista, el murciano logró prácticamente solo mantener la ventaja y evitar indirectamente que Roglic perdiera el liderato de la Vuelta.

Ya en los kilómetros decisivos en Guadalajara, el reducidísimo pelotón luchaba con Luis León a la cabeza para no perder más tiempo y unidades, y Bennett sorprendía al lanzar el sprint desde muy lejos para vencer su tercera etapa de la Vuelta. El irlandés pecó de valiente y todo un campeón del mundo como Gilbert se aprovechaba de ello en una de sus especialidades, el final en cuesta, para coronar a su equipo en el parcial y compartir protagonismo con Movistar y Nairo Quintana en una de las mejores etapas en una grande de los últimos años.

Lo último en Deportes

Últimas noticias

. . . . . . . . .