La FIBA anunciará las sanciones en los próximos días

Filipinas y Australia piden perdón tras protagonizar la pelea del año en baloncesto

Filipinas
Los jugadores de Australia y Filipinas se dan la mano tras el partido. (Europa Press)

El partido de baloncesto entre Filipinas y Australia de clasificación para el Mundial 2019 acabó con 13 expulsados

Las selecciones de baloncesto de Filipinas y Australia pidieron disculpas tras el partido que disputaron ambos en busca de una plaza para el próximo Mundial de China 2019, con los asiáticos solicitando que no vuelva a ocurrir "nunca más" y con los oceánicos negando que este sea el "espíritu" que rodea a este deporte.

El entrenador filipino, Vincent Reyes, confesó haber vivido un espectáculo "lamentable" y deseó que no vuelva a ocurrir una situación que es "verdaderamente inaceptable". Por su parte, el portavoz del presidente Rodrigo Duterte, Harry Roque, pidió disculpas en nombre del gobierno. "Obviamente, ha estado a la altura de lo antideportivo, pero al mismo tiempo lo valoramos como algo que no debería volver a suceder nunca más", consideró.

Australia dominaba el encuentro frente a Filipinas (79-48) al borde de finalizar el tercer cuarto, cuando el base Roger Pogoy y el escolta Chris Goulding se enzarzaron después de una falta. Un codazo del filipino provocó toda una serie de puñetazos y golpes, comenzada por Daniel Kickert defendiendo a su compañero y terminada con una multitudinaria pelea en medio de la pista.

Se necesitaron alrededor de 30 minutos para separar a todos los jugadores. En total, 10 jugadores expulsados, seis de ellos filipinos, obligando a su equipo a jugar con tres en pista durante el resto de partido. Esta situación, para el vicepresidente de la federación filipina de baloncesto, Roberto Puno, es algo positivo. "Creo que hemos mantenido nuestro terreno y estoy orgulloso de los chicos de la ‘Gilas Pilipinas’ por ponerse en medio y pelear por los filipinos", reconoció.

Por su parte, la selección australiana se sumó a la disculpa, confesando sentirse "extremadamente decepcionados" por verse involucrados en la pelea. "Este no es el espíritu de este deporte, y sin duda no es el espíritu que nosotros nos marcamos para jugar al baloncesto", señaló el director de la selección, Anthony Moore, quien ya espera las sanciones de la FIBA) "para imponerlas".

Precisamente, la FIBA ya se pronunció el mismo lunes, después del encuentro, abriendo un expediente disciplinario para ambos combinados y comunicando que "las sanciones y multas se anunciarán en los próximos días".

Los árbitros decidieron reanudar el encuentro después del bochornoso espectáculo, aunque en pista ya sólo habría tres jugadores filipinos por los ocho de Australia que no habían sido expulsados. El partido duró sólo hasta el final del tercer cuarto, ya que los asiáticos perdían a dos jugadores más por faltas y sólo tenían a disposición a un único jugador.

Lo último en Deportes