ATLÉTICO DE MADRID

Dybala se deja querer

Dice en una conversación con Ibai Lllanos que Morata le ha hablado muy bien del club, y que es "muy grande"

Dybala
Paulo Dybala tras un partido con la Juventus. (AFP)

«Álvaro me habló muy bien del club, de la afición y de la ciudad. Es obvio que el Atlético es un club grande». Se puede decir más alto, pero no más claro. El argentino Paulo Dybala, que acaba contrato con la Juventus en junio de 2022, pero al que el equipo italiano quiere traspasar este verano, reveló en una conversación con el youtuber Ibai Llanos que «el Atlético llamó a mi representante para saber cuál era mi situación». El internacional estuvo en el punto de mira de los rojiblancos hace dos temporadas, pero finalmente se decantaron por el portugués Joao Félix. Su fichaje ahora no parece que encaje en las necesidades de Simeone, salvo que se esté pensando precisamente en vender a Joao, pero sus palabras fueron más que reveladoras. Se deja querer de manera descarada.

El romance entre el Atlético y Paulo Dybala viene de lejos. Desde que fuera sorprendido cenando con Simeone en un restaurante en Madrid. Aquella reunión coincidió con la marcha de Griezmann al Barcelona, lo que de inmediato encendió todas las alarmas porque pareció el candidato perfecto para sustituir al francés. Incluso desde Turín se deslizó que el precio de su traspaso estaría en torno a 100 millones de euros, una cantidad nada despreciable para un jugador que, pese a su indiscutible calidad, nunca ha llegado a ser titular indiscutible ni en la Juventus ni en la selección argentina. Sin embargo, cuando más fuertes eran los rumores y cuando ya se daba por hecho que la apuesta de Simeone era Dybala, el club dio un golpe inesperado sobre la mesa y optó por invertir 136 millones de euros en el joven portugués Joao Félix, que ocupa además en el campo una posición muy parecida a la del argentino.

La llegada de Joao borró de raíz todas las especulaciones porque se entendía no sólo que no eran dos jugadores complementarios, sino que además la operación era inviable desde el punto de vista económico tras el enorme gasto llevado a cabo en el fichaje del portugués. Y por si eso fuera poco, esta temporada ha aparecido otro actor en escena, el francés Thomas Lemar, que partiendo también desde la posición de media punta ha firmado sus mejores actuaciones con la camiseta rojiblanca. Con Joao y Lemar compitiendo por un puesto similar, ¿qué sentido tiene Dybala? Parece que ninguno. Incluso aunque se quisiera utilizarle como extremo izquierda, aprovechando su pierna buena, debería luchar con un jugador ahora mismo indiscutible como el belga Carrasco. Y por la derecha, con Llorente, no hay debate posible.

Sin embargo las manifestaciones del jugador en su intervención con Ibai Llanos son muy claras. Dybala le abre la puerta al Atlético y quizás haya que interpretarlo desde el punto de vista de que pueda tener más información de la que parece. Que Joao no ha respondido ni de lejos a las expectativas que creó su fichaje es de dominio público, pero aunque Simeone haya dado el visto bueno a su traspaso será casi imposible encontrar un club que le pague al Atlético el dinero que invirtió en él hace dos veranos. 

Para Dybala el Atlético es desde luego una vía de escape perfecta. Perseguido por las lesiones, la joya sólo ha jugado en este curso 15 partidos con la Juve, con el escaso bagaje de tres goles. Eso sí, tiene aún 27 años, le queda mucho por delante y si Simeone es realmente su valedor tendrá ya bastante camino recorrido.

Para acabar de alimentar las especulaciones, Ibai se despidió de Dybala con una frase a la que es imposible no prestar atención: «Ojalá en el año 2022 con el Kun en Barcelona y tú en Madrid nos montamos un asadito». ¿Fue sólo un deseo o sabe algo más? Habrá que esperar a este próximo verano para descubrirlo.

Lo último en Deportes

Últimas noticias