El Audi RS Q e-tron tiene propulsión eléctrica

Así es la ‘nave espacial’ que pilotará Carlos Sainz en el Dakar

Ver vídeo

Carlos Sainz vuelve al Rally Dakar al volante del coche más revolucionario que ha pilotado en toda su carrera. El Audi RS Q e-tron es la primera apuesta de una gran marca para tratar de conquistar la prueba más dura del mundo con un coche eléctrico. Así es la compleja máquina que ha diseñado el fabricante alemán para surcar las arenas de Arabia Saudí, seguramente la más sofisticada que nunca se ha aventurado en el Dakar.

Corazón de alto voltaje

La batería de alto voltaje del coche se encuentra ubicada literalmente en el medio del coche. La capacidad de la batería de alto voltaje es de 52 kWh y su peso, incluido el medio refrigerante, es de unos 370 kilos. El sistema de batería está diseñado para que Carlos Sainz y el resto de pilotos del equipo no sienten ninguna diferencia entre una batería nueva y una usada.

Audi
Audi Communications Motorsport

Al mando de una nave espacial

El interior del Audi RS Q e-tron se parece más a una nave espacial de cualquier película de ciencia ficción que a un automóvil de competición, con diversas pantallas, botones y visualizadores distribuidas por todo el ancho del panel de instrumentos. Al menos, Carlos Sainz ya no tendrá que cambiar de marcha porque la propulsión eléctrica con convertidor de energía no requiere una transmisión manual.

Hay ocho botones de control en el volante directamente enfrente del piloto que controlan la bocina, los limpiaparabrisas, el limitador de velocidad o las entradas de datos en el software si el conductor desea almacenar una anomalía con una marca de tiempo en la memoria. Detrás del volante, una pantalla proporciona información sobre la presión de los neumáticos, la dirección de desplazamiento y la velocidad. También contiene advertencias importantes para que el piloto pueda reaccionar inmediatamente en caso de un inminente apagado del sistema o desconexión de la batería de alto voltaje, por ejemplo.

Una pantalla central justo en el medio entre el conductor y el copiloto contiene información sobre la presión de los neumáticos, el equilibrio de freno seleccionado, el sistema de freno por cable y otras funciones. Audi ha almacenado varias funciones en las 24 áreas libremente asignables pero predefinidas: por ejemplo, las velocidades máximas preseleccionadas, que son comunes en las zonas de límite de velocidad, o el accionamiento del aire acondicionado. Todo esto debe hacerse en terrenos accidentados a velocidades de hasta 170 km / h durante varias horas.

Para orientarse en el terreno y al mismo tiempo seguir la ruta prescrita, el copiloto, Lucas Cruz, mira dos tabletas que sustituyen a los anteriores libros de ruta en papel. En la pantalla de la izquierda, el libro de ruta muestra el camino a través del terreno. Solo si esta tableta falla, las tripulaciones pueden abrir y usar el libro de ruta de papel sellado suministrado. La tableta de la derecha contiene la navegación GPS y valida los ‘waypoints’ digitales por los que deben pasar todos los competidores.

La cabina se completa con el sistema Iritrack en la consola central, que se utiliza como primeros auxilios en emergencias. Con él, el organizador registra la velocidad, la posición actual del vehículo y puede detectar posibles accidentes. En caso de emergencia, el copiloto puede avisar directamente al organizador si los pasajeros están ilesos, si requieren asistencia médica o si el equipo de rescate debe ayudar a otro participante que haya tenido un accidente.

Audi RS Q e-tron
Aspecto interior del Audi RS Q e-tron. (Audi)

La seguridad como prioridad máxima

La estructura básica de protección y carga consta de un marco de tubo. La normativa estipula que esta estructura sea de materiales metálicos. Audi ha optado por un acero aleado templado y templado resistente al calor procedente de la industria aeroespacial que contiene los elementos de aleación cromo, molibdeno y vanadio (CrMoV).  Además, protege a Sainz y Cruz con paneles de materiales compuestos en los espacios entre el bastidor. Estos componentes fabricados en plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP), en algunos casos complementados con el Zylon resistente al desgarro, evitan la penetración de objetos afilados y puntiagudos del exterior. Asimismo, protegen a los conductores y copilotos de cualquier posible electrocución.

Lo último en Deportes

Últimas noticias