Los Angeles Lakers: un anillo en el nombre de Kobe

Los Angeles Lakers conquistaron su decimoséptimo anillo de campeón de la NBA, si cabe el más emotivo, al lograrlo escasos meses después del fatídico fallecimiento de la gran figura de la historia reciente de la franquicia, Kobe Bryant

Los Lakers tumban a los Heat y conquistan la NBA del coronavirus

Kobe Lakers

El 26 de enero cambió la vida del mundo del baloncesto y, en concreto, la de los aficionados de Los Angeles Lakers. Poco antes del mediodía se daba a conocer una de las noticias más trágicas de los últimos tiempos en el deporte. Kobe Bryant y su hija Gianna, promesa del baloncesto femenino, perdían la vida en un accidente de helicóptero en Calabasas, California. Desde entonces, la franquicia angelina, liderada por un amigo y eterno rival de Bryant, LeBron James, comenzó un periodo de luto y homenaje hacia la leyenda, un tramo que finaliza 258 días después, con la consecución de un anillo de campeón de la NBA que va, por encima de todas las cosas, en nombre de Kobe.

Muchos han sido los homenajes, casi diarios, desde los Lakers hacia Kobe y su familia, acompañándoles en una tragedia de difícil recuperación. El agradecimiento de Vanessa viuda del ’24’, fue pública, pero atendiendo al espíritu ultracompetitivo de Bryant, cualquier culto estaba incompleto sin la consecución del deseado anillo de campeón de la NBA.

Kobe pudo ganar cinco a lo largo de su prolífica carrera, y desde su retirada, con una aún recordada última actuación extraordinaria, se buscaba el sucesor que guiase a los Lakers a lo más alto. Llegó en el verano de 2019, con Bryant aún vivo, y no iba a ser otro que su eterno rival en la cancha, LeBron James. En busca de su triple corona particular, el ‘rey’ nunca imaginó un escenario como el vivido en este 2020, con el fallecimiento de Kobe y un campeonato decidido en una burbuja por culpa de una pandemia, pero la pasión y el talento de LeBron hicieron el resto para hacer realidad el homenaje soñado para la figura de Bryant.

James se vistió del propio Kobe, asociándose con un martillo como Anthony Davis hasta el punto de hacer recordar los dúos mágicos del ‘8’ con Shaquille O’Neal y –ya con el ’24’ a la espalda– Pau Gasol. La fórmula del éxito de los Lakers, la de la pareja ganadora, para llegar a lo más alto, para alzar el trofeo Larry O’Brien hasta que Kobe pueda tocarlo desde el cielo.

Lo último en Deportes

Últimas noticias