Cuerpo humano

Qué es la cavidad pleural

cavidad pleural
Descubre qué es la cavidad pleural

Descubre este espacio que se ubica entre los pulmones

La cavidad pleural es también conocida como espacio pleural o el espacio interpleural.

Aquí hablamos de un espacio delgado que está entre las pleuras pulmonares, es decir, entre las membranas que recubren los pulmones.

La cavidad pleural se encuentra llena de una finísima capa de fluido seroso. Dicho fluido mantiene adheridas las dos pleuras, o sea, que esta cavidad se conoce como un espacio potencial, así pues, no es un espacio real en condiciones normales.

La cavidad pleural

Recordemos que el fluido de la cavidad hace de lubricante, por lo que permite que las pleuras se puedan deslizar entre sí durante el movimiento respiratorio.

La cavidad y las pleuras asociadas son las que ayudan al normal funcionamiento de los pulmones mientras se realiza la inhalación y la exhalación.

La tensión superficial del fluido pleural ayuda, además, a acercar la superficie pulmonar y la pared torácica. Esta última es la que participa en la creación de presión negativa, por lo que los alvéolos se puedan inflar durante la inhalación.

La cavidad en la pleura transmite el movimiento de los músculos intercostales a los pulmones. Este efecto se produce sobre todo en las inhalaciones profundas.

El fluido seroso que llena el espacio pleural es un fluido denso muy rico en proteínas. Se forma por perfusión de plasma sanguíneo en la membrana serosa que cubre las pleuras, principalmente en la pleura parietal. Es reabsorbido luego por el sistema linfático.

La efusión pleural se puede clasificar como exudado o como trasudado. Los exudados tienen mayor cantidad de proteínas que los trasudados.

La efusión pleural exudativa suele generarse por infecciones, como la neumonía, la tuberculosis o el coccidioidomicosis. También es posible que se produzca por algunos traumatismos, pancreatitis o embolismos pulmonares.

La efusión pleural trasudativa se asocia con enfermedades como fallos cardíacos congestivos, cirrosis hepática, síndrome nefrótico, uropatía obstructiva, hipoproteinemia y otras.

Una implicación médica importante aparece cuando la tasa de producción y reabsorción de fluido se puede desequilibrar, o sea, que se acumula líquido en la cavidad pleural. A esta acumulación de fluido se le conoce como efusión pleural y sus posibles mecanismos son: obstrucción en el sistema linfático, incremento de la permeabilidad capilar, disminución de la presión oncótica del plasma sanguíneo, incremento de la presión capilar venosa e incremento de la presión negativa intrapleural.

Cuando ocurre la efusión pleural, se debe analizar el fluido para estudiar la presencia de células, patógenos o ciertas sustancias químicas que sean capaces de explicar la acumulación del fluido, por ejemplo, estudios microbiológicos y de marcadores tumorales.

Podemos hablar de otras enfermedades que afectan a la cavidad pleural. Estas son el Neumotórax, que se produce cuando el aire escapa del pulmón y se acumula en la cavidad pleural. Y no nos olvidamos de los tumores pleurales, que son crecimientos anormales en las pleurales.

Lo último en Curiosidades