Inventos

El frigorífico natural que enfría alimentos y bebidas ¡sin necesidad de electricidad!

Se llama Groundfridge y utiliza la idea de túneles y refugios para poder almacenar y enfriar la comida.

frigorífico natural
Así es el frigorífico natural que no requiere de electricidad

En España una de las noticias más comentadas esta semana sin lugar a dudas, ha sido la nueva factura de la luz y todo lo que vamos a tener que hacer para intentar ahorrar dinero con el gasto eléctrico, incluso poniendo lavadoras o usando otros electrodomésticos a altas horas de la madrugada, pero surgen nuevas ideas que quizás en un futuro (no muy lejano) nos permitan prescindir de la electricidad para el uso de aparatos tan imprescindibles como es el caso del frigorífico. Os presentamos ahora Groundfridge, el frigorífico natural que enfría alimentos y bebidas sin necesidad de corriente eléctrica.

El frigorífico natural que enfría alimentos y bebidas sin necesidad de electricidad

«Las casas modernas a menudo se construyen sin sótano, mientras que la gente realmente las necesita: están cada vez más involucradas en la alimentación y, por ejemplo, cultivan o compran a granel a agricultores orgánicos». Con estas palabras, el diseñador holandés Floris Schoonderbeek presenta Groundfridge, un bodega natural que constituye la variante innovadora de la tradicional cámara frigorífica, para quien quiere vivir de forma autosuficiente y sin tener que gastar electricidad.

Su invento (que ya se dio a conocer hace unos años pero que ahora ha perfeccionado) es de hecho un frigorífico que no necesita energía para enfriar alimentos y bebidas, sino que utiliza la capacidad aislante del suelo y utiliza aire fresco de la noche. La temperatura en el frigorífico se mantiene estable todo el año, entre 10 y 12 ° C, ideal para almacenar frutas, verduras, refrescos y quesos.

Así es y así funciona Groundfridge

frigorífico natural

Groundfridge nació como una bodega refrigerada naturalmente para almacenar vino pero al poco tiempo se adaptó para poder conservar también alimentos como tubérculos, patatas, tomates, berenjenas, cebollas, calabazas, repollo o quesos, que son solo algunos ejemplos de productos especialmente adecuados para ser almacenados dentro de un Groundfridge.

Diseñado por el diseñador holandés Floris Schoonderbeek, el frigorífico natural está ahuecado y cubierto con tierra excavada para que esta capa, de aproximadamente 1,50 metros de espesor, aproveche el efecto aislante del suelo para mantener inalterada la temperatura interna. Una temperatura que está influenciada por factores locales tales como el tipo de suelo, los niveles de agua subterránea, la exposición a la luz solar, la vegetación de montículos e incluso la influencia de la temperatura exterior promedio.

El nivel de temperatura dentro del Groundfridge corresponde aproximadamente a la temperatura exterior a una profundidad de un metro bajo tierra siendo incluso mucho menor por la noche, cuando desciende la temperatura y se aprovecha para ventilar y mantener frío el ambiente interno.

En el interior, el frigorífco cuenta con una serie de estantes de madera hechos a medida para almacenar alimentos y bebidas. Groundfridge demuestra que no solo es un sótano funcional y fácil de instalar, sino también un mueble para el jardín.

El invento de Schoonderbeek fue nominado a los premios Dutch Design Awards en 2015 y desde entonces muchas son las personas que se han interesado por este frigorífico «natural» con capacidad para almacenar hasta 500 kg de comida el equivalente a 20 neveras convencionales.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias