Independentismo en Cataluña

El retiro dorado de Torra: 92.000 € de pensión vitalicia y coche oficial por 874 días como presidente

La inhabilitación del Tribunal Supremo ha acabado con la carrera política de Quim Torra. Pero ahora viene lo bueno para el ex presidente de la Generalitat: disfrutar de los privilegios que se ha ganado tras 874 días en el cargo, poco más de dos años desde que el prófugo Carles Puigdemont le convirtió en el presidente títere de Cataluña. Con 57 años, el dirigente independentista no tendrá problemas para afrontar el resto de su vida laboral y posterior jubilación, ya que durante los próximos cuatro años, si así lo desea, se embolsará el 80% de su sueldo anual de 153.235 euros. Y a partir de los 65 años, y ya hasta su muerte, el 60%: 91.941 euros anuales.

El dirigente catalán que consideró que los españoles no catalanes tenían una “tara en el ADN” que les convertía en “bestias con forma humana” disfrutaba hasta hoy de un sueldo de 153.235 euros al año en 14 pagas, según los datos del Departamento de Políticas Digitales y Administración Pública de la Generalitat. Meses después de haber accedido al cargo, Torra optó por subirse el sueldo un 5% más. Su salario ha superado con creces al del Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, que alcanza los 84.845,16 euros.

En un principio, al dirigente que dijo que «los españoles sólo saben expoliar» le hubiera correspondido cobrar el 80% de su sueldo como president durante la mitad de lo que ha durado su mandato, pero por razones de «dignificación del cargo», la administración catalana le habilitará a cobrarlo durante una legislatura: cuatro años que le permitirán llegar hasta que cumpla los 61.

Una vez que cumpla los 65 años, Quim Torra tendrá derecho a percibir una pensión vitalicia de 91.941 euros anuales. Así consta en el artículo 3 del estatuto de los ex presidentes de la Generalitat que se puede consultar en la web del Govern: «Los ex presidentes de la Generalitat, cuando llegan a la edad de sesenta y cinco años, tienen derecho a percibir una pensión de jubilación vitalicia consistente en una asignación mensual igual al 60% de la retribución mensual que corresponde al ejercicio del cargo de presidente o presidenta de la Generalitat». Es decir, a Torra le corresponderá una pensión vitalicia de 6.567 euros al mes y de más de 90.000 euros al año.

Las retribuciones salariales no son el único privilegio que tendrá Torra como ex presidente. Tendrá a su disposición un coche oficial que se le renovará cada cinco años, propiedad de parque móvil de la Generalitat y conducido por agente de escolta de los Mosos, y una secretaría personal integrada por dos personas en nómina pública: la secretaria, con un sueldo anual de 50.361 euros anuales, y el jefe de la oficina, con 105.676 euros de salario.

Contumaz y obstinado

En la sentencia del Supremo que ha confirmado la inhabilitación por desobediencia de Torra, los cinco magistrados afirman por unanimidad que el presidente del Govern desobedeció de forma «contumaz y obstinada» a la Junta Electoral Central, encargada de velar por la neutralidad de los poderes públicos en las elecciones. Asimismo destaca que Torra «es libre de hacer las manifestaciones y actos que reflejen su identidad política, pero no de desobedecer al órgano constitucional encargado de la limpieza de los procesos electorales».

La inhabilitación de Quim Torra no es la primera de un presidente autonómica en el ejercicio del cargo. En 1994, Juan Hormaechea, entonces presidente de Cantabria, fue condenado a seis años de prisión y 14 de inhabilitación por malversación y prevaricación. Hormaechea (Unión para el Progreso de Cantabria) recibió la condena de inhabilitación, en su caso del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, antes de concluir su mandato (1987-1995). Doce días después de conocer la sentencia presentó su dimisión pero la falta de sustituto le obligó a permanecer como presidente en funciones hasta las elecciones de 1995.

Lo último en España

Últimas noticias