¿Qué es un bebé de alta demanda?

bebé de alta demanda
Bebé de alta demanda. Qué es

Todos somos conscientes de que los niños nada más nacer y en sus siguientes dos años de vida, fundamentalmente, necesitan de forma constante las atenciones y los cuidados que les dan sus progenitores. De ahí que no duden en proceder a solicitarles desde los mimos hasta el alimento pasando por el cambio de pañal…Sin embargo, hay algunos pequeños que “exceden” lo normal en ese sentido. Y es ahí donde surge el término de bebé de alta demanda.

¿Quieres conocer de qué se trata? Sigue leyendo y lo descubrirás. Te lo contamos todo a continuación:

¿Qué significa bebé de alta demanda?

Lo primero es que tengas claro de qué se trata. Pues bien, podemos determinar que cuando se habla de bebé de alta demanda se está haciendo referencia a un pequeño que es “difícil”. Lo es no solo porque duerme poco sino porque, además, reclama constantemente atenciones, no desea estar solo en ningún momento, no duda en pedir la toma del pecho con mucha frecuencia…

¿Qué causa que el bebé pueda ser de alta demanda? En este caso, tenemos que exponer que no hay una explicación clara al respecto. De ahí que se considere que puede influir desde la genética del menor hasta también la manera que tienen sus padres de afrontar su cuidado, entre otros factores.

Características del bebé de alta demanda

bebé de alta demanda
Llora mucho y presenta mal humor

Si tienes un hijo pequeño y quieres salir de dudas acerca de si es de alta demanda o no, debes saber cuáles son las características más identificativas de ese bebé. En concreto, entre las más significativas destacan las siguientes:

    • Prácticamente se pasa todo el tiempo demandando la presencia de sus padres. Y es que se siente inseguro y desprotegido si no los tiene al lado.
    • De la misma manera, no podemos pasar por alto tampoco el hecho de que suele tener muy mal humor. Así, aunque se le haga caso y se le satisfaga la necesidad que tiene puede suceder que incluso la considere insatisfactoria.
    • Por supuesto, tampoco hay que olvidar que el bebé de alta demanda se caracteriza por ser muy llorón. Es más, utiliza el llanto tan a menudo que eso no solo desespera a sus progenitores sino que estos se encuentran desconcertados y no saben realmente si llora por un simple “capricho” o porque le sucede algo.
    • Como hemos mencionado, por regla general es un pequeño que duerme poco y mal. De ahí que se despierte de forma continuada.
    • También es un bebé que está muy inquieto de forma habitual. Es más, se considera que suelen ser hiperactivos.
    • No menos importante es destacar que se determina que son intensos. Así, todo lo que hacen, como llorar o comer, lo llevan a cabo con toda la energía que tienen en ese momento.
    • Asimismo, como hemos indicado antes, es un bebé que pide de manera más frecuente de lo habitual el pecho. De ahí que las tomas estén muy poco espaciadas en el tiempo.

¿Cómo afrontar la convivencia?

bebé de alta demanda
El cariño es muy importante

Si consideras que tu hijo, después de lo que has leído es un bebé de alta demanda, debes ser conocedor de una serie de recomendaciones y consejos que te ayudarán a que la convivencia en el hogar sea mucho mejor. Nos estamos refiriendo a medidas como estas:

  • Fundamental es que no se le etiquete. Es decir, que no se hable de él como el intenso, el llorón…
  • De la misma manera, es esencial que los padres tengan claro que no hay que satisfacerle a toda costa. Es decir, es importante que los adultos sepan que no deben siempre optar por darle lo que pide con tal de no oírle llorar o lamentarse. Desde temprana edad debe aprender que no se puede conseguir todo lo que se desea cuando se quiere y también debe comenzar a entrar en contacto con lo que es frustración.
  • El refuerzo positivo es fundamental en la educación y cuidado del bebé de alta demanda. Por ese motivo, los adultos tienen que optar por darle cariño y palabras afectuosas cuando se encuentra tranquilo, cuando no está enfadado e irascible…
  • Otra medida que hay que tomar es la de no apostar solo por el castigo y dejar de lado el cariño. Según muchos psicólogos y pedagogos, en ocasiones el amor es la mejor manera de enseñar a los más pequeños.

Lo último en Bebés

Últimas noticias