inseguridad ciudadana

El Govern de Armengol y el Ayuntamiento de Palma se lavan las manos con una venta ambulante disparada

El vicepresidente Yllanes dice que es competencia municipal y el Consistorio echa balones fuera en la lucha contra estas mafias

El PP lamenta que Armengol "cierre chiringuitos y ponga alfombra roja" a los manteros en las playas de Baleares

Los manteros adelantan la temporada turística en la Playa de Palma ante la pasividad del alcalde Hila

Venta ambulante Palma
Venta ambulante ilegal en primera línea de Playa de Palma.

Mientras los manteros han adelantado su agosto en las playas y centro de la capital balear, el Govern balear mira para otro lado y señala al Ayuntamiento de Palma como el responsable del desaguisado y de tener competencias en la materia. Como ya hiciera el mes pasado la concejala socialista de Seguridad Ciudadana, Joana Maria Adrover, en el pleno municipal, donde aseguró que «la lucha contra estas mafias no es competencia de la Policía Local». De hecho, esta legislatura ha dejado de montar operativos específicos contra esta actividad ilícita.

Hoy en el Parlament balear, en la sesión de control al Ejecutivo de Francina Armengol, el vicepresidente de Podemos y ex juez, Juan Pedro Yllanes, ha asegurado que se trata de una cuestión que «no es de competencia autonómica, sino municipal» y denunció que es «consecuencia de situaciones de exclusión social».

Así ha respondido Yllanes a una pregunta sobre este tema formulada por el diputado del Grupo Popular, Antoni Fuster, quien ha criticado «la hipocresía del Govern, que no quiere chiringuitos pero a los que venden productos ilegales, falsificados, de mala calidad y que representan una competencia desleal les pone alfombra roja», reprochándole el vicepresidente de Podemos que eche la «culpa» a la Delegación del Gobierno y a los ayuntamientos.

«Menos fotos con los manteros y más apoyo a nuestros comerciantes, nuestros emprendedores y nuestros chiringuitos de playa», ha denunciado Fuster. Para Yllanes, la venta ambulante no autorizada, mayoritariamente, no está relacionada con la ordenación del comercio interior u otras consideraciones de regulación económica, y ha asegurado que las patronales mayoritarias del comercio son conscientes de que «es un fenómeno de cariz social y humano».

Y mientras socialistas, independentistas de Més y Podemos en el Govern y Ayuntamiento de Palma se pasan la pelota y miran para otro lado, decenas de manteros toman cada día primera línea y las calles más populares de la Playa de Palma, y con total impunidad exhiben toda clase de artículos para su venta en la vía pública, para desesperación de los comerciantes de la zona que pagan cada mes sus impuestos.

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias