inseguridad ciudadana

Cuatro policías locales para vigilar de madrugada en verano a más de 30.000 turistas en Playa de Palma

El insuficiente refuerzo veraniego de 77 agentes no estará operativo de 1:30 horas a 7:00 de la mañana

Es el tramo horario en el que se cometen más delitos e infracciones en la mayor zona turística de Baleares

La principal zona turística de Baleares, la Playa de Palma, huérfana de vigilancia policial

Policías Playa de Palma
El alcalde de Palma, José Hila, en la reciente presentación del dispositivo de refuerzo de verano.

En un verano que se espera de récord en afluencia de visitantes a Baleares, la mayor zona turística de las Islas, Playa de Palma (33.000 plazas), será vigilada de madrugada cuando más incidencias hay en sus calles, peleas, agresiones, hurtos o robos, por cuatro agentes de la Policía Local, repartidos en dos unidades, al no estar operativo de 1:30 horas a 7:00 de la mañana el refuerzo de verano, por el insuficiente número de agentes y la cuestionada planificación realizada por la concejala socialista de Seguridad Ciudadana, Joana Maria Adrover.

Un número raquítico para las necesidades en materia de seguridad ciudadana que requiere la zona, en un año en el que se duplicarán los turistas respecto a la pasada temporada. La escasez de efectivos es patente en un operativo de verano que estará activo durante cinco meses, entre mayo y 23 de octubre, y donde sólo un agente se inscribió en el turno de noche para la vigilancia de la zona de playas.

Con estos recursos humanos sobre la mesa, la sensación de inseguridad en un espacio turístico de primer nivel está garantizada, dado el alto número de carteristas, trileros y vendedores ambulantes, que se agolpan en las concentraciones nocturnas en las calles como las de Pare Bartomeu Salvà y Miquel Pelliça, las conocidas como las del jamón y de la cerveza y donde se concentran los principales ‘biergarden’ de Playa de Palma.

Ante la escasez de efectivos, el gobierno municipal ha tenido que disparar el presupuesto en el desembolso de horas extra, que este año, ascenderá a más de dos millones de euros frente a los 800.000 euros previstos en las cuentas en un principio.

Y es que pese a prometer el alcalde socialista, José Hila, en el arranque de la legislatura la incorporación de 100 nuevos agentes, la realidad es que en estos tres años de mandato, se han perdido 64 efectivos por jubilación y las plazas siguen sin reemplazarse.

Todo ello después de que la convocatoria de 2020 para la contratación de nuevos policías locales, tenían que incorporarse 54 efectivos, no llegara a materializarse.

Así, en estos momentos, de una plantilla de 731 efectivos  en el cuartel de Sant Ferran, (638 de escala básica) entre conciliaciones, bajas y vacaciones, quedan no más de 450 agentes diarios operativos en la quinta ciudad más insegura de España, con una tasa de criminalidad en el primer trimestre del año de 67 delitos por cada mil habitantes, nada menos, que 24 puntos por encima de la media nacional (43).

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias