turismo

Caen las reservas hoteleras en Baleares mientras Armengol insiste en poner límites al turismo

Las reservas han caído el 10% en la última semana en comparación con las mismas fechas del año anterior

Los hoteleros de Mallorca prevén que los resultados de septiembre y octubre serán peores que los del año pasado

El Govern de Armengol insiste en su turismofobia y defiende poner límites a la llegada de turistas

El Govern de Armengol vuelve a cargar contra el turismo ante las excelentes perspectivas de este verano

El conseller de Turismo, Iago Negueruela, y la presienta Armengol.
El conseller de Turismo, Iago Negueruela, y la presienta Armengol.

Los hoteleros de Baleares temen que los últimos meses de las temporada turística no sean buenos debido a la coyuntura económica y la crisis energética. Si a principios de temporada, en el mes de mayo, las reservas turísticas en Baleares se dispararon un 227% en comparación con el mismo mes del año anterior, ahora están bajando y los meses de septiembre y octubre no invitan de momento al optimismo. Mientras, el Govern de Armengol insiste en poner límites a la llegada de turistas ante la desesperación de los empresarios.

Según los datos de la plataforma TravelgateX, las reservas turísticas han caído un 12,7% en Baleares en la última semana en comparación con la anterior. El volumen de reservas actual supone una variación respecto al año anterior del -10,7%. Si bien, estas se sitúan un 72,5% por encima de las de 2020. Cabe recordar que el estado de alarma por el coronavirus comenzó a mediados de marzo de 2020.

Con estos datos, Baleares acapara el 14,33% de las reservas en España, situándose por detrás de Andalucía, Cataluña y Canarias.

A pesar de la caída de reservas, el Govern balear del pacto de izquierdas que preside la socialista Francina Armengol no pierde ocasión para defender la imposición de límites a la llegada de turistas. El conseller de Turismo, Iago Negueruela, afirmaba recientemente en el Parlament que «fijar límites es la mejor forma de proteger al turismo».

Mientras, la Federación de la Pequeña y Mediana Empresa (PIME) de Menorca subraya que la gran mayoría de los empresarios turísticos de la isla estiman que los resultados económicos previstos para septiembre y octubre serán iguales o peores que la pasada temporada.

«Así como en la temporada 2021, tanto el mes de septiembre como el mes de octubre supuso un incremento de actividad respecto a otras temporadas, la coyuntura económica actual y la evolución prevista para final de año no anima a la mayoría de empresarios a pensar que sus resultados serán mejores», afirma PIME.

En Mallorca, la Federación Empresarial Hotelera (FEHM) advierte de las consecuencias que puede tener la guerra y la inflación sobre el mercado turístico en Baleares. «Si Alemania sufre, nosotros vamos a sufrir también», han señalado. En declaraciones a Europa Press, la entidad ha destacado que el mercado alemán es «fundamental» para Mallorca «y mucho más aún en temporada baja», ya que es «tradicionalmente fiel al destino y permite tener abierto en los meses de invierno».

«La crisis energética agudizada por la guerra ya está afectando a toda Europa y Alemania es uno de los más perjudicados. Los expertos apuntan a que la situación se agravará más de cara al inverno y si Alemania sufre, nosotros también», han reiterado.

En este punto, desde FEHM han hecho referencia a la preocupación del sector, porque «en estos momentos las reservas para esas fechas están muy ralentizadas». «La situación va a ir cambiando y tenemos que estar muy pendientes de todo, tanto para el invierno como para la temporada de 2023», han concluido.

Volviendo a Menorca, PIME apunta que hay sectores como el de viviendas turísticas que son más optimistas de cara al final de la temporada. «Aunque las reservas y ocupación para estos meses a principios de agosto se situaban en torno al 45%, esperan que los resultados finalmente sean más positivos», han manifestado.

Asimismo, han remarcado que el comercio mantiene sus expectativas de sostener el repunte que ha tenido en el mes de julio en su actividad y casi la mitad de los comercios esperan incrementar su volumen de venta durante esos meses. «Para el sector comercial no será difícil mejorar sus resultados en estos meses, ya que viene siendo la actividad económica más ralentizada y a la que le está costando más mantenerse», han dicho.

Otras actividades, como la náutica y restauración, aspiran a mantener o mejorar ligeramente los resultados de 2021. Sin embargo, PIME ha indicado que son dos de los sectores «en los que más empresas han perdido la confianza en esta mejora»

Por el contrario, desde la patronal han destacado que los empresarios de alquiler de vehículos son quienes menos expectativas tienen puestas en la finalización de la temporada, ya que prevén una progresión económica negativa.

PIME Menorca ha justificado la pérdida de confianza en los últimos meses de la temporada principalmente debido a «la merma en las economías familiares de poder económico para destinar al ocio».

Por otro lado, han afirmado que la temporada 2021 se inició «de forma tardía y, después de un difícil año de pandemia, desplazó las esperadas vacaciones y la llegada de visitantes a los meses de septiembre y octubre, en los que los empresarios tuvieron una mayor actividad».

En esta línea, la patronal ha destacado que «el mantenimiento de la actividad turística hasta finales de octubre es relevante para confirmar una temporada que podría marcar cierta normalidad para el futuro».

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias