Virus

Todo lo que debes saber sobre el virus del hermano mayor

Todo lo que debes saber sobre el virus del hermano mayor
Todo lo que debes saber sobre el virus del hermano mayor

A pesar de no ser tan popular como otras, el virus del hermano mayor es la enfermedad congénita más común en los países desarrollados. Se presenta en un 0,5% de los embarazos o, lo que es igual, afecta a 1 de cada 150 bebés que nacen en territorios como España.

Esta infección es potencialmente peligrosa y puede producir secuelas en la salud del menor a largo plazo, entre ellas parálisis cerebral o incluso sordera. El riesgo de sufrir estas consecuencias es mayor si la enfermedad se contrae durante el primer trimestre del embarazo.

Y aunque normalmente esta afección no acaba con la vida del bebé, en algún que otro caso sí puede llegar a ser mortal para los niños. Otros resultados de haberla padecido son la ceguera y diversas discapacidades, tanto físicas como mentales.

¿Qué es el virus del hermano mayor?

De nombre clínico «citomegalovirus», podemos encuadrarlo en la familia de los herpes y suele estar relacionado con otras enfermedades frecuentes como la varicela o la mononucleosis, pero con el agravante de que causa un daño importante en los recién nacidos.

Si un adulto puede cursar la enfermedad del hermano mayor sin notarlo, hay que hacer todo lo posible por prevenirlo en embarazadas. Especialmente delicadas son las primeras 14 semanas, en las que el feto está en desarrollo y es por demás sensible.

Por otro lado, lleva tal nombre porque la evidencia científica ha demostrado que es mucho más probable que una madre gestante que tiene otro hijo lo contraiga siendo contagiada por el hermano mayor del que lamentablemente acaba sufriendo la infección.

Los mecanismos de transmisión de esta enfermedad son el contacto sexual en primera instancia y los fluidos corporales en segundo lugar. Generalmente el intercambio de fluidos entre la madre y el hermano mayor, aún lactante, explican cómo se ha contraído el virus. Y de ahí que reciba este nombre.

¿Cómo evitar la enfermedad?

Como en la mayoría de los virus, la higiene es fundamental para contrarrestar su acción, por lo que es indispensable lavarse las manos siempre después de cambiar el pañal de las criaturas, limpiar su nariz o secar sus lágrimas. Descarta pañales y pañuelos de inmediato.

También se recomienda no besar a los niños en la boca e impedir que una madre gestante comparta los cubiertos o la vajilla con aquellos que le rodean, sobre todo durante el primer trimestre de embarazo que es el más sensible. Toma nota de toda esta información, especialmente si estás embarazada.

Lo último en OkSalud

Últimas noticias