psicología

Síntomas, causas y por qué se produce un ataque de pánico

Casi siempre hay un problema psicólogo detrás.
Síntomas, causas y por qué se produce un ataque de pánico

El ataque de pánico suele aparecer de forma repentina y, a veces sin explicación ninguna. Es una sensación de miedo sin justificar porque normalmente surge sin que haya peligro o causa aparente.

El ataque de pánico suele aparecer de forma repentina y, a veces sin explicación ninguna. Es una sensación de miedo sin justificar porque normalmente surge sin que haya peligro o causa aparente.

Casi siempre hay un problema psicólogo detrás y viene precedido de algunos síntomas. Conoce las causas y qué es un ataque de pánico.

Según la frecuencia

Una gran parte de las personas han experimentado algún ataque de pánico en su vida. En este caso no representa un problema mayor, pero si los ataques de pánico son inesperados y recurrentes, y paralizan la vida del que lo sufre, entonces requiere de un análisis por parte de los médicos para tratar este trastorno.

Principales síntomas

Los ataques de pánico vienen precedentes de una sensación de peligro, de miedo y hasta de temer morir. Aparecen, normalmente, taquicardias y palpitaciones, temblores, alguna sacudida, dificultad para respirar, mareos, dolores de pecho, sensación de desmayo, sensación de hormigueo y de irrealidad.

Una vez finalizado el ataque las personas que lo sienten suelen estar muy cansadas, exhaustas y con una sensación agridulce, como si el problema hubiera pasado pero con miedo a que se repita. Entonces empiezan las evitaciones y el miedo a los nuevos ataques de pánico provocando un círculo vicioso que no cesa.

Causas del ataque de pánico

Hay determinados factores que pueden influir en tales situaciones, pues muchas veces hay un factor o problema psicológico detrás.

La genética es un factor importante y eso tiene que ver con que otro miembro de la familia los pueda padecer. El estrés también puede ser causa, pues es un mal grande que provoca toda clase de situaciones como ansiedad y otros.

Como hemos dicho no suele haber un peligro evidente y entonces lo hace más complicado de diagnosticar y curar. Sea como sea, si es algo que se va repitiendo en el tiempo debemos ir al médico que nos derivará al especialista, normalmente psicólogo.

El tratamiento suele ser dual. Por un lado, puede haber tratamiento con ejercicios psicológicos a llevar a cabo y, por otro, esto puede incluir medicación a base de tranquilizantes o estimuladores del cerebro, siempre recomendados por el médico.

 

Temas

Lo último en Salud

Últimas noticias

. . . . . . . . .