Tan eficaz como la que se recibe cara a cara

Nuevo tratamiento virtual para el síndrome de estrés postraumático

Los resultados de un estudio publicado en la revista científica British Medical Journal revelan que esta forma de terapia debería considerarse como tratamiento de primera línea para las personas con esta condición

Llamamiento urgente para transformar la atención a la salud mental

salud online
Teleconsulta. Archivo.

En un ensayo clínico a gran escala, un equipo de investigación británico ha determinado que la terapia en sesiones ‘online’ para los casos de estrés postraumático moderado son tan eficaces como las consultas cara a cara. El equipo indica que los resultados, que se han publicado en la revista científica British Medical Journal, significan que esta forma de terapia debería considerarse a partir de ahora como tratamiento de primera línea para las personas con esta condición.

«Nuestra investigación es pionera en el terreno de una nueva forma de tratamiento del TEPT que podría constituir un cambio revolucionario en el tratamiento de esta debilitante enfermedad en el sistema nacional de salud de cara al futuro», ha dicho Jonathan Bissom, catedrático en esta institución académica.

Sarah, investigadora y coautora, que previamente participó en el estudio como paciente, dice que esta estrategia tiene un enorme potencial para ayudar a muchas personas: «La auto-ayuda guiada me devolvió la posibilidad de ser yo misma, me devolvió la vida después del TEPT», ha declarado.

Las listas de espera

Se calcula que el 4% de los adultos residentes en Reino Unido tienen TEPT. En España, diversos estudios han advertido de una mayor incidencia en el contexto de la pandemia y anticipan una carga importante de enfermedad. Sus síntomas pueden incluir revivir la experiencia traumática que desencadenó la condición, evitar cualquier factor que lo recuerde y experimentar una sensación límite constante, con un impacto considerable en la vida diaria «que puede mantenerse durante años».

La terapia psicológica orientada a episodios traumáticos es el tratamiento de elección del TEPT, pero las listas de espera pueden superar el año y hay un número limitado de terapeutas formados para llevarla a cabo, tanto en Reino Unido (donde se realizó el estudio) como en España (donde las asociaciones profesionales han expuesto el problema hace tiempo).

En vista de la situación, los investigadores llevaron a cabo un análisis de terapia cogntivo-conductual basada en internet con 196 adultos a los cuales se había diagnosticado TEPT entre leve y moderado. A la mitad de ellos se les proporcionó una guía para usar una página en internet y una aplicación móvil llamada Spring, con un programa de seis pasos -incluyendo herramientas de apoyo y orientación a cargo de un terapeuta-; al resto se les citó para 12 sesiones cara a cara con los profesionales.

Se midió el progreso de los pacientes en las semanas 16 y 52, incluyendo la severidad de los síntomas, la depresión, la ansiedad, el consumo de alcohol y el impacto de la enfermedad en sus actividades diarias. Se entrevistó a 19 participantes y 10 terapeutas en sesiones en profundidad para determinar cómo había sido su experiencia, y esas valoraciones se tuvieron en cuenta en el resultado final.

El estudio muestra que más del 80% de las personas de ambos grupos estaban libres de síntomas de TEPT a las 16 semanas de terapia.

Bissom lo explica así: «El estudio RAPID para evaluar el programa Spring muestra que la terapia cognitivo-conductual guiada por internet es clínicamente eficaz, más barata, flexible y tan eficiente como el tratamiento cara a cara. Los resultados deberían ser el fundamento para proporcionar más opciones de tratamiento para las personas con TEPT y mejorar la atención que les damos».

«Justo donde lo necesitaba»

Sarah dice que el programa fue esencial para superar la enfermedad: «Mi TEPT me hacía sentir extraña y desorientada. Cuando estaba en casa, quería salir; cuando salía, quería volver a casa. No tenía un momento de tranquilidad. No podía dormir y me sentía irritable, ansiosa e inquieta. En unos meses la situación no hacía más que empeorar».

Después del diagnóstico de su médico de cabecera, se incorporó al programa «en días» ya se sentía mejor. Sin tiempo para las sesiones, fue siguiendo los pasos del programa de acuerdo con sus horarios: «Estaba justo donde lo necesitaba, pero además, todas las semanas hablaba con un terapeuta, lo cual evitaba que me sintiera sola en el proceso. No fue fácil, y tuve que esforzarme, pero quería recuperar mi vida».

Lo último en OkSalud

Últimas noticias