La necesidad de proteger a los pacientes inmunocomprometidos

La necesidad de proteger a los pacientes inmunocomprometidos

Las hospitalizaciones por COVID-19 han aumentado un 70% durante el mes de abril. Estos ingresos afectan, mayoritariamente, a personas con inmunidad comprometida y mayores de 80 años.

Los expertos consideran que la relajación de las medidas comienza a tener un impacto. Los datos más recientes del Ministerio de Sanidad reflejan que la incidencia a 14 días entre los ciudadanos de 80 años o más supera los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes y que el número de personas ingresadas con COVID-19 ha aumentado de 6.362 el pasado viernes a 6.883 este martes.

El presidente de la Asociación Española de Vacunología y jefe de Sección de Epidemiología y Prevención de la Dirección General de Salud Pública de Canarias, el doctor Amós García Rojas, explica que «la vacunación ha favorecido que la gran mayoría de la población esté protegida frente al virus, y que hayamos alcanzado dos objetivos clave: reducir las hospitalizaciones en UCI y las muertes».

Recuerda que, «aunque poco a poco estamos controlando el virus, todavía debemos proteger con medidas adicionales a determinados grupos, como algunos perfiles de pacientes vulnerables, que no responden bien a las vacunas o tienen más riesgo de presentar complicaciones en caso de infección».

Entre estos pacientes se encuentran personas inmunodeprimidas, como receptores de trasplantes, terapias celulares o tratamientos inmunosupresores, personas con inmunodeficiencias primarias, pacientes oncológicos, o aquellos que tienen alergia a las vacunas.

Los expertos en virología insisten también en la importancia administrar terapias preventivas contra la COVID-19 para estos pacientes de riesgo y evitar así complicaciones y mantener las hospitalizaciones bajo control. «En esta fase tan avanzada de la pandemia, debemos centrarnos en reforzar la protección en aquellas personas que no son capaces de generar anticuerpos mediante las vacunas actuales. Mediante terapias preventivas, como Evusheld, basada en la combinación de anticuerpos humanizados frente a la proteína S del virus que es capaz de ofrecer protección duradera contra la enfermedad grave y la muerte a estos pacientes», apunta el doctor Raúl Ortiz de Lejarazu, director emérito y consejero científico del Centro Nacional de Gripe de Valladolid.

La combinación de anticuerpos Evusheld de AstraZeneca, aprobada en Europa y ya en distribución en las comunidades autónomas de España tras el acuerdo del Gobierno con la farmacéutica, ha demostrado en diversos ensayos clínicos efectividad para proteger de los efectos de la COVID-19 a la población de alto riesgo y que puede tener una respuesta inadecuada a la vacunación.

Recientemente, el New England Journal of Medicine publicó los datos del ensayo de Fase III Provent, que demuestran que la terapia reduce el riesgo de desarrollar COVID-19 sintomático en un 77% en el análisis primario y en un 83% a los seis meses, en comparación con placebo.

Lo último en OkSalud

Últimas noticias