Automedición

Tensiómetro portátil: ¿medir la presión arterial en casa es fiable?

Hipertensión
Tomarse la tensión diariamente es fundamental para monitorizar los riesgos de la hipertensión.

La hipertensión arterial (HTA) es el factor de riesgo más prevalente según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la primera causa de muerte en el mundo. Esta organización calcula que más de mil millones de personas tienen hipertensión y la prevalencia es mayor en los países con ingresos bajos y medianos. Tras una encuesta realizada por Eurostat en 2019 se concluyó que el 22 % de las personas de la UE mayores de 15 años afirmaban tener la presión arterial alta y en España el 20% de la población confirmó sufrir hipertensión.

La hipertensión es el principal factor de riesgo modificable de algunas enfermedades graves como las enfermedades cardiovasculares. La medición exacta de la presión arterial (PA) es esencial para detectar y tratar adecuadamente a las personas con hipertensión y prevenir complicaciones. Esta enfermedad es la principal causante de los infartos de miocardio, anginas de pecho y otros muchos problemas cardiovasculares.

Para monitorizar la hipertensión se utilizan los tensiómetros, también conocidos como esfigmomanómetros o baumanómetros que actúan como medidor de la presión arterial de una persona. Estas mediciones de la presión sistólica y diastólica en milímetros de mercurio (mmHg) sirven para conocer el estado del sistema circulatorio y cardiovascular. El conocimiento y la monitorización son fundamentales para controlar la evolución de la enfermedad, por eso, tener un tensiómetro en casa puede resultar fundamental para los enfermos de hipertensión.

Fiabilidad de los tensiómetros portátiles

Los médicos y el personal sanitario usan tensiómetros manuales para tomar la tensión que son muy precisos y fiables pero no son adecuados para tomarse la tensión en casa porque son complicados de usar. Constan de un manguito que se pone en el brazo, una perilla insufladora y un medidor de presión manual. Por otro lado, existen diversos dispositivos portátiles y digitales que pueden ser usados sin tener ninguna formación. Están compuestos por un brazalete, un inflador automático y una pantalla digital que refleja los datos de la mediación. Existen también dispositivos para tomar la tensión en la muñeca o en el dedo. Desde la Clínica Mayo, se asegura que los tensiómetros que se adaptan al brazo mediante manguitos son más fiables que los de muñeca o dedo.

Además, el desarrollo de los sensores de análisis de la onda del pulso ha posibilitado otros dispositivos como los relojes tensiómetros o los pulsómetros con sistema de medición de la presión arterial. Estos dispositivos multifuncionales pueden monitorizar nuestra actividad y constantes vitales durante las 24 horas del día. El debate está en si todos ellos son igual de fiables o no de los que usan los doctores.

Un tensiómetro manual es capaz de dar de una forma sencilla una gran precisión, mientras que las lecturas de uno digital dependen del desarrollo de su tecnología, su verificación por parte de un organismo regulado y su calibración. Según un estudio de la de la universidad de Alberta, en Canadá, el 70% de las lecturas obtenidas con los tensiómetros que se utilizan en casa para medir la presión sanguínea son poco fiables. Para minimizar la imprecisión, recomiendan comparar las lecturas obtenidas en casa con las del médico y establecer una base comparativa. También aconsejan tomar varias mediciones de la tensión seguidas y hacer una media. Aseguran que hay que saber medirse la presión correctamente y seguir unos protocolos adecuados.

Otro estudio publicado en la revista JAMA Internal Medicine, dirigido por la Universidad de California en San Francisco (Estados Unidos), ha investigado si los nuevos dispositivos de monitorización de la presión arterial que se conectan con los teléfonos inteligentes permiten un mejor control de la hipertensión que los tensiómetros portátiles con manguito de uso doméstico. La conclusión es que no: un dispositivo emparejado con una aplicación de teléfono inteligente para medir la tensión arterial no es más efectivo que un aparato portátil estándar.

Todos los estudios concluyen que la medición manual es más precisa pero que los tensiómetros portátiles ayudan a monitorizar el día a día de los pacientes, evitando que tengan que acudir a las consultas. Los tensiómetros electrónicos que se fabrican actualmente son altamente precisos, sin embargo, se debe estimar un margen de error de alrededor 3mmHg, según la guía publicada por la OMS.

Cómo utilizarlo en casa

La automedida domiciliaria de la presión arterial se conoce como método AMPA. La American Heart Association (Asociación Americana del Corazón, AHA) y otras organizaciones como la Fundación de Corazón, recomiendan que las personas con presión arterial alta verifiquen su presión arterial en casa. Antes de comprar un tensiómetro, aconsejan consultar al médico de cabecera y una vez al año, controlar la precisión del tensiómetro. Para eso, hay que llevarlo al consultorio del médico y comparar las lecturas de las del dispositivo con las tomadas por el médico.

Desde la Fundación del Corazón, se recomienda que para que estas mediciones tengan validez es preciso seguir una serie de pautas básicas sobre la técnica y el horario en que llevarlas a cabo. Además, la primera consideración a tener en cuenta es que el dispositivo tiene que estar homologado. Para ello, aconsejan visitar la página de Educational Trust y verificar que el dispositivo elegido está en su lista.

Estas son las pautas que recomiendan para que la medida obtenida sea correcta:

  • Hacer la medición siempre a la misma hora: la presión arterial cambia a lo largo del día y de la noche.
  • Tranquilidad: buscar una habitación y un entorno sin ruidos ni interrupciones y con una agradable temperatura de 20-25º C.
  • Estar relajado: no hay que beber, comer, fumar ni hacer ejercicio físico la media hora anterior a hacerse la medición. Reposa 5 minutos sin hacer nada antes de tomarla.
  • Sentarse correctamente: hay que estar en una silla cómoda, con la espalda apoyada en el respaldo sin cruzar las piernas.
  • Posición del brazo: hay que colocar el manguito dos o tres centímetros por encima del codo. Dejar la palma de la mano boca arriba y el codo ligeramente flexionado a la altura del corazón. El brazo tiene que estar desnudo, sin ropa que oprima o moleste al manguito.
  • Silencio: no hablar durante la medición.
  • Realizar dos mediciones separadas al menos dos minutos y quedarse con el resultado de la media de ambas.
  • Apuntar los valores obtenidos para llevar un control diario y poder informar al médico.

Lo último en OkSalud

Últimas noticias