Dormir

Cómo dormir con menos calor

Si no sueles beber mucha agua, haz pequeños sorbos o tragos para mantenerse hidratado.
Cómo dormir con menos calor

Sin aire acondicionado o con él, podemos hacer pequeños gestos para dormir con menos calor. Te contamos cómo.

Sin aire acondicionado o con él, pero sin utilizarlo porque nos sienta mal, el calor del verano por la noche puede hacer que no descansemos de manera óptima. Todo esto puede tener serias consecuencias para nuestra salud.

Para evitar todo ello, podemos hacer pequeños gestos y hábitos con el fin de que nuestra habitación esté más fría y dormir con calor. Te contamos cómo.

Máxima hidratación

Una de las medidas que son obligatorias en verano –no solamente para dormir mejor con calor sino durante todo el día- es hidratarse correctamente. Porque ello incide directamente en nuestra salud. Así beberemos alrededor de 2 litros de agua al día, especialmente en estas épocas tan calurosas.

Si no sueles beber mucha agua, haz pequeños sorbos o tragos para mantenerse hidratado durante el día. También puedes hidratarte con frutas: sandía, melón y otros que llevan mucho agua y nos sentarán bien para estar la mar de frescos.

Ventilar habitaciones

Otro truco para intentar dormir con calor pero bien es abrir las habitaciones a primera hora del día y luego durante la noche. El resto del día bajaremos las persianas para que no entre el calor en casa y la habitación permanezca lo más fresca posible.

Duchas de agua tibia

Es mejor no ducharnos con agua fría porque los vasos sanguíneos se dilatan y entonces el cuerpo aumenta su temperatura. Se recomienda optar por una ducha de agua tibia pues notaremos más frescor en nuestro cuerpo. Otro truco es colocar una bolsa de agua fría bajo la almohada. La cama se mantendrá algo fresca antes de ir a dormir y podremos soportar el calor mucho mejor.

Comidas ligeras antes de dormir

Luego hay una serie de consejos que podemos coger como hábitos durante el año porque nos ayudarán a dormir mucho mejor. Por ejemplo, no llenarnos el estómago por la noche. Y al cenar, deben pasar sobre dos horas después de cenar e irnos a la cama.

Dejaremos de lado las cenas copiosas y algo picantes para realizar cenas que sean más ligeras. Pues es mejor comer algo más a mediodía para luego hacer cenas a base de sopas frías, ensaladas, pastas, frutas. Conseguiremos dormir con calor y nuestro estómago no estará lleno, es decir, podremos hacer digestiones menos pesadas.

Temas

Lo último en Salud