Pan y bollería

Terroríficos cupcakes de Halloween sin gluten

Terroríficos-cupcakes-de-Halloween-sin-gluten4
0 Comentar

Hay que reconocer que aunque Halloween tenga sus detractores y sus seguidores, todos terminamos disfrutando una pequeña parte de esta festividad. A través de los niños, mediante fiestas con disfraces imposibles o con originales platos, conseguimos, por un día lo que precisamente evitamos el resto del año; dar miedo.

Y aunque nosotros nos hemos debatido muy mucho entre poner fotos recién levantados o traeros una receta de acorde con la fiesta, al final hemos optado por asustaros lo menos posible y quedarnos con la segunda opción.

La receta de hoy está algo enfocada a todos los peques de la casa, así que si tenéis oportunidad de prepararla con ellos disfrutareis el doble (eso sí, esto último es equiparable a lo que después tendréis que recoger, pero merecerá la pena, os lo aseguramos).

¿Preparados para pasar mucho miedo haciendo estos ricos y esponjosos cupcakes de Halloween sin gluten?

Ingredientes para 14-16 cupcakes:

  • 2 huevos
  • 200 g de azúcar
  • 110 g de mantequilla
  • 125 g de harina sin gluten
  • 120 ml de leche
  • 1 cucharadita de levadura
  • 2 cucharadas de azúcar avainillado
  • Fondant de colores o neutro (blanco)
  • Colorantes alimentarios en gel

Elaboración:

Empezaremos mezclando la levadura y el azúcar avainillado con la harina sin gluten. Tamizamos un par de veces y reservamos. Recomendación: Para esta receta podéis elegir entre el mix, la maicena o la harina de maíz. La primera apenas le dará sabor, la segunda espesará algo más y le aportará un ligero sabor dulce y, con la tercera, obtendremos una pasta algo más compacta. Usad cualquiera de las tres pero respetando siempre las cantidades para que nuestros cupcakes consigan esa “terrorífica esponjosidad”. Respecto a la levadura, aseguraos que no contiene o puede contener gluten o trazas del mismo, ya que determinadas marcas lo presentan.

Precalentamos el horno a 180 grados.

Terroríficos-cupcakes-de-Halloween-sin-gluten1

En un bol ponemos la mantequilla (que debe estar a temperatura ambiente) y el azúcar. Batimos bien con unas varillas hasta conseguir una pasta, incorporamos los huevos y continuamos batiendo hasta que quede todo mezclado.

Añadimos poco a poco la harina sin gluten elegida (y que ya mezclamos en un principio con la levadura y el azúcar avainillado) y removemos bien. Cuando hayamos echado más o menos la mitad paramos e incorporamos la leche y batimos bien.

Cuando esté todo integrado, continuaremos agregando el resto de la harina. Removeremos bien hasta conseguir obtener una masa de textura homogénea.

Ya solo nos faltará repartirla en los moldes y meter al horno durante unos 15-20 minutos. Recomendación: Tanto si disponéis de bandeja de moldes como si usáis los de papel individual, recordad no llenarlos demasiado para que cuando empiecen a cocinarse no se salgan. Llenadlos, como mucho, hasta la mitad, y si podéis, algo menos.

El tiempo de horneado es relativo, dependerá de la potencia del de cada uno, así que para que no se os quemen podéis ir asomándoos de vez en cuando y cuando creáis que están, pinchar de manera suave uno de ellos con un utensilio fino y algo afilado. Si éste sale manchado dejadlos unos minutos más, pero si sale seco podréis retirarlos aunque no se haya cumplido todo el tiempo.

Sacadlos y dejarlos enfriar sobre la rejilla. No los dejéis dentro del horno porque seguirán haciéndose con ese calor residual.

Mientras aprovecharemos para dar forma al fondant. Podéis encontrar este producto en cualquier supermercado o tienda de productos de repostería, y, además, sin gluten. Mucho cuidado con el que es de algún color, ya que a veces se usan colorantes que contienen esta proteína.

Usaremos uno de color naranja.

Sobre una superficie lisa extenderemos algo de azúcar glas para que no se nos quede pegado. Comenzaremos a estirarlo con un rodillo de plástico (el de madera no nos valdrá porque ocurrirá lo mismo que con la superficie, se pegará y nos resultará imposible trabajarlo).

Si deseamos teñir nuestro fondant en vez de comprarlo directamente de un determinado color, usaremos los colorantes en gel. Recomendación: No uséis los líquidos, ya que contienen una parte de agua y ésta provocaría que no se integrase bien con el fondant. Echáis unas gotitas y amasáis bien para que se coloree.

Extendemos nuevamente con el rodillo hasta que quede bien plano y ya estará listo para cortar (si deseáis cubrir un pastel entero bastará con que lo despeguéis con el mismo rodillo y lo pongáis por encima del bollo, dándole forma y recortando lo que sobre).

Nuestra elección de hoy serán calabazas y fantasmas, así que cortaremos el fondant (usando un vaso de boca bastante ancha) y colocaremos sobre el cupcake. Lo cubrimos bien y eliminamos lo que sobre con un cuchillo. Con las manos aplastamos suavemente para que se pegue y repetimos con todos los demás. Para los ojos y la boca podemos usar chocolate o fondant de color negro. Si usáis chocolate no lo pongáis demasiado caliente.

Para el rabito superior usaremos fondant de color verde, dándole forma con los dedos y poniendo sobre el naranja.

Terroríficos-cupcakes-de-Halloween-sin-gluten2

Con un utensilio sin punta (para no rasgarlo) marcaremos unas líneas para terminar de dar forma a nuestra calabaza y listo.

Terroríficos-cupcakes-de-Halloween-sin-gluten3

Para los fantasmas haremos lo mismo solo que esta vez emplearemos el fondant blanco. Cubrimos el cupcake y para elaborar los brazos (opcionales) cortaremos un poquito y le daremos forma con las manos. Para los ojos y boca usaremos, al igual que en los anteriores, o bien fondant negro o bien chocolate.

Y ya tendremos nuestros terroríficos cupcakes de Halloween sin gluten.

Solo nos quedará probarlos… si es que os atrevéis…

 

 

Resumen
recipe image
Receta
Terroríficos cupcakes de Halloween sin gluten
Fecha

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas recetas