Verduras

Pisto

Pisto3
0 Comentar

El pisto es, por antonomasia, el plato típico de nuestras abuelas y madres. Y aunque, curiosamente, todos o casi todos (apenas hay casos documentados) hemos huido de él durante nuestra infancia, a medida que hemos ido creciendo, ésta receta no ha faltado en ninguna de nuestras cocinas.

Es, sin duda, una de las mejores maneras de tomar verduras y la mejor opción para todos aquellos amantes de la comida sana.

Con un huevo frito, con patatas o, simplemente, con pan, el pisto es una de las herencias más sabrosas que tenemos, así que hoy intentaremos llevar un poquito de esa tradición a todas vuestras cocinas con esta riquísima receta.

Ingredientes:

  • 1 tomate maduro
  • 1 calabacín
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • Tomate triturado
  • Sal

Elaboración:

Comenzaremos lavando la cebolla con agua bien fría para evitar que nos lloren los ojos mientras la partimos. Dejamos que escurra y la troceamos bien.

La ponemos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva y dejamos que se vaya pochando a fuego medio-bajo.

Mientras, pelamos el pimiento rojo, quitamos la parte central con las semillas y lo partimos. Recomendación: Si queréis podéis echarlo con piel, pero ésta se quedará dura y puede resultarnos molesta a la hora de comer el plato. Si usáis un pelador os resultará de lo más sencillo y rápido. Reservamos.

Haremos lo mismo con el pimiento verde, aunque este ingrediente no requerirá que lo pelemos. Al igual que con el anterior, nos deshacemos del tronco central y eliminamos las semillas. Troceamos.

Cuando la cebolla esté casi pochada, añadimos el pimiento rojo y el pimiento verde.

Cuando tenemos diversos tipos de verduras es muy importante seguir un orden de cocinado respetando los tiempos de cocción de cada una de ellas, de esta forma, nos quedarán todas en su punto y no se pasarán unas y quedarán duras las otras.

A continuación, partimos el calabacín en dados pequeños y lo agregamos a todo lo anterior. Sugerencia: Aunque nosotros no vamos a pelarlo, podéis hacerlo si queréis y no os gusta ese puntito amargo que da.

Escaldamos los tomates. Este proceso es muy simple, tan solo tendréis que hacer un corte en forma de cruz en la parte posterior del tomate, poner en un cazo u olla agua a hervir, y cuando rompa a hacerlo meterlos durante apenas unos minutos hasta que las puntas de las pieles del corte comiencen a arrugarse. Los sacamos y esperamos a que se enfríen para pelarlos.

Los trocearemos (quitando las pepitas) y añadimos a la sartén. Recomendación: En muchas recetas se excluye este ingrediente, pero si queréis darle un sabor más natural no dudéis en usarlo, el resultado será aun más sabroso.

Echamos la sal al gusto de cada uno y una puntita de azúcar para restar acidez. Removemos bien y dejamos que las verduras terminen de hacerse.

Pisto2

Cuando estén bien cocinadas, añadimos el tomate triturado. Sugerencia: Si deseáis hacer esta salsa de forma casera podéis consultar la sugerencia que hacemos en otra de nuestras recetas, veréis que es muy sencilla de hacer y, además, puede sugeriros una idea extra para la cena.

Pisto1

Movemos bien para que todas las verduras queden cubiertas y dejamos que cueza durante unos 20-30 minutos más a fuego medio-suave.

Transcurrido este tiempo podremos retirarlo y servir de mil maneras (como acompañamiento, con huevo, en una tosta, etc.). ¡Lo sentimos, pero esta vez nos es muy complicado recomendarte una porque nos gustan todas!

 

Resumen
recipe image
Receta
Pisto
Fecha

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas recetas