Carne

Empanadillas de pollo al curri

empanadillas pollo
0 Comentar

Si hay un plato sencillo de preparar que permite además dar rienda suelta a nuestra más loca creatividad culinaria, son sin duda las empanadillas. Partiendo de una masa que puede ser comprada o elaborada de forma casera, podemos imaginar cualquier tipo de relleno y convertir un plato tradicional en algo exótico.

Parte de ese exotismo podemos encontrarlo en una de los aderezos más sabrosas; el curri. Este condimento, de origen hindú, es el resultado de la mezcla de varias especias, tales como el clavo, la nuez moscada y el jengibre entre otras y, siempre, dependiendo del tipo de receta que se vaya a realizar.

Su sabor es capaz de denotar esa sutil mezcla, lo que le convierte en un producto muy demandado en cocina.

Por ello, queremos aprovecharnos de esta especia y sacarle el máximo partido mediante una receta algo diferente; unas empanadillas de pollo al curri con cebolla caramelizada.

Un plato rico, con mucho sabor y, sobre todo, para repetir.

Ingredientes:

  • Masa de hojaldre o milhojas
  • Media pechuga de pollo
  • Leche de coco
  • 1 cebolla
  • 1 par de dientes de ajo
  • Cúrcuma
  • Clavo
  • Pimentón picante o dulce, según nos guste más fuerte o más suave
  • Cardamomo
  • Curri en polvo
  • Sal
  • Pimienta
  • Azúcar moreno
  • Zumo de limón o unas gotas de vinagre (para darle un toque ácido a la cebolla caramelizada)

Elaboración:

onion-58669_640

Lo primero es poner a caramelizar la cebolla. En una sartén ponemos un poco de aceite de oliva y con el fuego suave, cocinamos lentamente la cebolla cortada bien fina en juliana. Cuando se haya ablandado un poco, echamos un par de cucharadas pequeñas de azúcar moreno y, cuando este se haya disuelto, echamos el zumo de medio limón o unas gotas de vinagre.

Dejamos que la cebolla termine de cocinarse a fuego muy suave pero cuidando que el “caramelo” no se queme ni que quede demasiado espeso, ya que la cebolla al enfriarse quedaría apelmazada y echa un pegote.

Empezamos con el pollo. Este paso es sencillo y además el olor que irá causando os hará la boca agua…

En otra sartén con un poco de aceite, empezamos a dorar el ajo bien picado. Echamos el pimentón y la cúrcuma y dejamos que coja sabor. Añadimos el pollo cortado en dados, sal, pimienta y el curri en polvo.

Cuando el pollo esté algo hecho, pero no del todo, añadimos la leche de coco. La idea es que la salsa quede espesa así que es conveniente no gastar más de la mitad del bote.

Por último quedaría añadir el clavo y el cardamomo y, para que después no os volváis locos buscando semillas y vainas para retirarlas antes de rellenar la empanada, os contamos un pequeño truco; Las especias que se usan para dar sabor pero que luego retiramos, como el clavo, el cardamomo, el anís y demás, podéis meterlas en bolsitas de té o similares y dejarlas dentro de la salsa. Así aportan todo el sabor y luego estamos seguros de que no queda ninguna perdida en nuestro plato.

Cuando la salsa haya espesado y la cebolla haya caramelizado, ya sólo tenemos que pasar a rellenar la empanada. Las masas de hojaldre o milhojas son especialmente delicadas así que es conveniente tener bien enharinada tanto la superficie como el rodillo que uséis para estirarla.

Usamos la mitad de la masa comprada para la base, que colocaremos en una superficie plana para cortar sin problema alguno. El objetivo es realizar círculos no muy grandes en la masa. ¿Complicado? En absoluto, ya que podemos usar como molde un vaso de boca ancha (como los de sidra) que emplearemos a modo de cortador al presionar su parte superior contra la masa.

Una vez tengamos todos los círculos hechos, echaremos sobre ellos una cantidad moderada de cebolla, y sobre esta el pollo al curri. Es importante que no se eche demasiada cantidad de relleno, ya que al doblar la oblea que hemos elaborado anteriormente, nos será complicado, se saldrá por los lados e, incluso, puede llegar a romperse.

empanada-592273_640

Doblamos la masa juntando ambos lados y marcamos, de manera suave, el borde con un tenedor. Según vuestros gustos, podéis doblar las esquinas laterales o dejarlas selladas.

Cuando acabemos, colocaremos las empanadillas en una fuente engrasada con un poquito de aceite de oliva.

Recomendación: Si queréis que vuestras empanadillas tengan un bonito color dorado al sacarlas, podéis pintarlas con huevo.

Ya sólo queda meter en el horno. 15 minutos a 220º grados deberían ser suficientes pero siempre es mejor ir echando un ojo. El relleno ya está cocinado así que sólo se trata de que la masa quede crujiente, por lo que no necesita estar mucho tiempo.

¿A que ya estáis deseando que suene el timbre del horno?

empanada-592347_640

Nota: Si preferís freírlas podéis hacerlo sin ningún problema, pero teniendo siempre en cuenta que esta opción puede resultar algo más grasa y seca para el relleno.

Resumen
recipe image
Receta
Empanadillas de pollo al curri
Fecha

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas recetas