Si eres católico o luces la bandera, estás en peligro

Si eres católico o luces la bandera, estás en peligro

El jueves la candidata del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, sufrió un ataque violento en la Universidad Autónoma de Barcelona cuando manifestantes ultranacionalistas y de extrema izquierda intentaron que sus opiniones no pudieran ser escuchadas. La ministra portavoz de Sánchez calificó estos gravísimos altercados como un “torpe episodio”. El sábado los asistentes a los mítines de Santiago Abascal en San Sebastián y Bilbao fueron increpados, insultados y agredidos por violentos proetarras integrados en manifestaciones autorizadas por el Gobierno Vasco. Y el domingo una turba de violentos radicales esperaban en Rentería a Albert Rivera, Maite Pagazaurtundúa y Fernando Savater para tratar por la fuerza de impedirles hablar; lo que fue justificado por el alcalde de EH Bildu porque Ciudadanos buscaba "generar una cierta provocación" para lograr votos "del Ebro para abajo", siguiendo la senda marcada por el podemita Pablo Echenique quien, coincidiendo con el proetarra, había dicho que los de Rivera acudían a Rentería “a incendiar la convivencia entre los pueblos de España a ver si así rebaña votos de odio en otros territorios".

Pero no sólo los asistentes a actos políticos organizados por partidos constitucionalistas han sido atacados violentamente este fin de semana. En Valladolid, ciudad cuyo ayuntamiento preside el socialista Óscar Puente, varias decenas de republicanos, entre los que se encontraban dirigentes socialistas, han increpando con insultos a los miembros de una cofradía que regresaban de celebrar la tradicional Procesión de la Borriquita del Domingo de Ramos. Si eres católico, estás en peligro. Si defiendes la caza o la Fiesta Nacional, estás en peligro. Si luces con orgullo la bandera de tu país, estás en peligro. En la España de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias es arriesgado no avergonzarse de ser español. Sólo gracias a la profesionalidad de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado no hemos tenido que lamentar ya alguna desgracia irreparable, porque de los políticos que les mandan no podemos estar tan seguros.

No todos los españoles estamos amenazados. Este mismo fin de semana Pablo Iglesias ha enarbolado en Eibar una ikurriña, la bandera diseñada por el misógino, racista y xenófobo fundador del PNV y en Las Palmas de Gran Canaria ondeó con fuerza una bandera independentista canaria; sin que nadie le acosara, sin que nadie intentara impedírselo, sin ninguna violencia. Igual que Pedro Sánchez, quien subido en su Falcon oficial recorre España y nadie se manifiesta contra él. Como tampoco se ejerce ninguna violencia contra los golpistas catalanes que se pasearon por Madrid sin ningún problema, como tampoco los tienen los proetarras en sus mítines. No, ni comunistas, ni golpistas, ni proetarras ni traidores a la nación tienen que esconderse en España. Nadie les ataca con odio ni desata violencia contra ellos.

¿Y cómo podemos defendernos de tanto odio, tanta ira y tanta violencia? Con nuestro orgullo, nuestra verdad, nuestro valor y sobre todo, con nuestro voto. El próximo 28 de abril vamos a ir todos a las urnas a pararles los pies. A azules, naranjas y verdes nos une muchísimo más de lo que nos separa. Nos sentimos españoles y deseamos defender nuestra patria de los que nos atacan y quieren romper España en mil pedazos. El día de las elecciones pregunta a tus vecinos, quizá alguno necesite que le lleves en tu coche. Llama a tus padres y a tus abuelos y pregúntales si necesitan tu ayuda. Piensa, seguro que se te ocurre algo que puedes hacer para conseguir un voto más, hasta el último será necesario. Y cuando termine el recuento coge tu bandera de España y ve a celebrarlo como festejas los triunfos de la selección. Por España, todos a votar contra los violentos.

Últimas noticias