Un narcotraficante no puede ir en una lista electoral

Un narcotraficante no puede ir en una lista electoral

El candidato de Íñigo Errejón en Leganés, Fran Muñoz, fue condenado en firme a dos años de prisión por tráfico de drogas, aunque no ingresó en la cárcel al abonar la sanción económica de 500.000 de las antiguas pesetas. Una cifra nada baladí a mediados de los años 90, década en la cual se produjo el citado delito.  No obstante, y aunque el dirigente de Leganemos Más Leganés –la marca blanca de Más Madrid– haya saldado su cuenta con la Justicia y la sociedad, es inaceptable, además de muy poco decoroso, que el ex diputado de Podemos presente a la alcaldía del municipio a un político que ha quebrantado la ley vigente y ha sido condenado por narcotráfico. Un delito tipificado en los Artículos 368 y 379 del Código Penal, atropellando, además, los compromisos adquiridos en la Convención de la ONU para acabar con el tráfico ilícito de estupefacientes. De todos modos, no se trata del primer condenado que engrosa las listas de Podemos y sus confluencias, sobre algunos sus cargos públicos pesan sentencias muy graves, como es el caso de Pedro de Palacio, ex parlamentario de Podemos en Castilla y León, pero aún miembro del actual consejo estatal, por un sórdido caso de pederastia por el que tuvo que dimitir para posteriormente, una vez que pasó la tormenta, ser repescado por Iglesias.

Además, en este caso, Errejón, no podrá escudarse en el desconocimiento de esta condena, pues según afirma el mismo Muñoz, la información del citado delito fue desvelada cuando comenzó su andadura en política. El candidato de Más Madrid en Leganés, con un expediente manchado con antecedentes penales por atentar contra la salud pública, no está habilitado para desempeñar ningún cargo público, aunque éste sea en el ámbito local. El candidato de la plataforma política en la Comunidad de Madrid debe apartar de manera inmediata a Muñoz de la lista electoral de Leganés y no dejar que opte a ninguna labor de decisión legislativa sobre los más de 70.000 leganenses, una de las localidades madrileñas más pobladas de toda la región.

Muñoz, que insistimos asegura no haber ocultado jamás su delito de tráfico de drogas a la cúpula de Podemos con Pablo Iglesias a la cabeza, que fue con las siglas con las que se presentó a los comicios en 2015, es concejal de Leganés y posee un sueldo de 60.000 euros anuales, saltándose, además, la regla podemita de los tres salarios mínimos para sus cargos públicos. Por decencia, el líder de Leganemos Más Leganés jamás debería haber formado parte de las listas electorales de los morados ni hace cuatro años con Iglesias, ni tampoco ahora con Errejón.

Últimas noticias