Caballos

Enfermedades de tu caballo: laminitis equina

Cualquier mascota que tengamos puede contagiarse y sufrir diferentes enfermedades. ¿Sabes lo que es la laminitis equina? Aquí te contamos cómo prevenirla y cuidar a tu caballo.

Laminitis equina
Laminitis en caballo

La laminitis equina, también conocida como infosura, es una enfermedad común de los caballos. También es una de las más dolorosas. Se produce cuando el riego sanguíneo hacia la parte inferior de las extremidades queda interrumpido. Esto a su vez desencadena una inflamación en la membrana basal, encargada de unir la falange distal con la pared interna del casco. De seguir su curso, se corre el riesgo de la pérdida total de esas láminas al quedar separadas de las pezuñas.

En casos extremos, en los que la separación de las lumbres de los talones es definitiva, el tejuelo queda sin ningún agarre. El animal afectado perderá la movilidad y su vida quedará seriamente comprometida.

Causas probables

Las causas de este mal son variadas. Alimentación desbalanceada, un sospechoso habitual en la mayoría de las enfermedades que afectan a los miembros del reino animal, es una de ellas. Esto porque el metabolismo de los equinos incide directamente en la salud de los cascos.

El exceso de hidratos solubles de carbono aparece casi siempre como la génesis cuando el detonante se encuentra en el menú. Del mismo modo, los cambios drásticos en la dieta generan trastornos digestivos que incrementan la producción de toxinas.Caballos tumbados

Sobrepeso, otro mal generalizado

Los kilos extras, un problema que también puede ser una consecuencia directa de un deficiente régimen de comidas, aparecen como otra causa probable de la laminitis equina. Riesgo que se incrementa con el golpe seco sobre superficies duras como el pavimento.

Los herrajes incorrectos y rutinas de ejercicios muy exigentes en saltos también van incluidos en esta lista. Lo mismo que algunos traumatismos generados en otras partes del cuerpo. El dolor obliga a estos grandes cuadrúpedos a desequilibrar la postura, recargando el peso en unas patas más que en otras.

Laminitis equina: más vale prevenir que curar

Una de las ventajas de ser una dolencia muy estudiada es que facilita la información necesaria para controlar los factores de riesgo. De allí que la prevención hace de esta enfermedad un mal controlable y con buen pronóstico. Siempre que se detecta tempranamente.

Entre las medidas más importantes destaca la revisión diaria de los cascos. Sus condiciones tienen que ser excelentes. Sin piedras incrustadas, ni estar rotas, resecas o con algún otro daño evidente. También es fundamental prestar especial atención a la dieta del animal. Además de cerciorarse que todos los requerimientos nutricionales están cubiertos, los cambios drásticos en el menú deben evitarse.

Hay que asegurarse que el animal disponga de suficiente espacio para su normal movilidad y no abusar de los ejercicios y entrenamientos. Y es que también para los caballos, la vida es un equilibrio muy delicado.

Lo último en Mascotas

Últimas noticias