Perros

5 consejos para que tu perro quiera bañarse en la piscina

Piscina para tu perro
Tips para elegir una piscina para tu perro

Una de las formas de evitar que nuestro perro pase demasiado calor en verano, es conseguir que se bañe en una piscina. Te contamos cómo hacerlo.

Las altas temperaturas del verano pueden afectar a nuestras mascotas. Los perros pueden perder el apetito, sentirse cansados y sin ganas de moverse, o incluso tener problemas más graves como un golpe de calor. Además de una hidratación adecuada, la piscina puede ser un gran aliado para combatir los efectos del calor. A continuación, veremos cinco consejos para que tu perro quiera bañarse en la piscina.

El tiempo de adaptación es importante

Para que un perro quiera bañarse en la piscina, es necesario que tenga primero un tiempo de adaptación. Y esto no ocurre de la noche a la mañana. Si es la primera vez que nuestro amigo peludo va a entrar a una piscina, hay que darle tiempo y sobre todo no forzarlo ni obligarle a entrar al agua.

Cada can tiene su propio ritmo y hay que tener paciencia. Debemos acercarnos a la piscina en repetidas ocasiones para que se vaya acostumbrando a ella. También podemos darle de comer cerca de la piscina, cada vez más cerca, hasta lograr que el perro coma con las patas dentro del agua.

No alimentar al perro antes de que entre en la piscina

No es recomendable que un perro se bañe en la piscina justo después de comer. Podría sentirse mal e incluso tener una indigestión. Lo mejor sería que haya comido por lo menos tres horas antes de entrar al agua. De esa forma, su experiencia será mucho más agradable.perro bañarse en la piscina

No forzar al perro a bañarse en la piscina

Si forzamos a un perro a entrar al agua o peor aún si lo empujamos, tendrá más miedo a la piscina y no querrá volver a bañarse. Lo mejor es dejar que lo haga a su propio ritmo y para ello es importante enseñarle a entrar y a salir de la piscina por sus propios medios para que pueda hacerlo cuando él lo desee.

No dejarlo solo en el agua

Nunca se debe dejar a un perro solo en la piscina. Nuestra mascota puede tener calambres o adormecimiento en las patas. Además, puede sentirse muy cansado y ahogarse si no hay alguien cerca para ayudarlo.

No dejar que beba agua de la piscina

Los perros no deben beber el agua de la piscina, ya que contiene mucho cloro y esto podría hacerles daño. Para que eso no ocurra es necesario colocar un recipiente con agua fresca al alcance de nuestro amigo. Así podrá beber cada vez que tenga sed.

Ahora ya sabes qué hacer para que tu perro pueda disfrutar de la piscina tanto como tú este verano.

Temas

Lo último en Mascotas