La mujer de Morodo tiene 10 inmuebles en una sociedad investigada por recibir fondos de Venezuela

Morodo
El ex embajador Raúl Morodo, junto a uno de los inmuebles adquiridos por su mujer, una nave industrial junto al aeropuerto de El Prat (Barcelona).
  • Teresa Gómez y M.A. Ruiz Coll

Cristina Cañeque de Sola, esposa del ex embajador de España en Venezuela Raúl Morodo, es propietaria de una decena de inmuebles (incluyendo pisos, chalés, locales comerciales, apartamentos turísticos y naves industriales) a través de la sociedad MS Trading España SL, de la que es administradora única.

Su hijo Alejo Morodo ha inyectado en esta sociedad al menos 171.188 euros procedentes de los más de 4,4 millones de euros que cobró la petrolera venezolana PDVSA. La UDEF y la Fiscalía Anticorrupción están investigando ahora todas las operaciones inmobiliarias realizadas por la sociedad de Cristina Cañeque, para determinar qué inmuebles ha comprado gracias a las comisiones de la petrolera estatal venezolana.

Según un informe remitido por la UDEF al juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, la sociedad de Cristina Cañeque posee inmuebles residenciales, turísticos y comerciales en Madrid, Toledo, Barcelona y Menorca.

Su propiedad más valiosa, con un valor catastral de 4,1 millones de euros, es una nave industrial de 8.700 metros cuadrados situada junto al aeropuerto de El Prat, en Barcelona.  Desde 2016, MS Trading alquila esta nave al grupo francés Homebox para que comercialice sus espacios como trasteros.

Un apartamento en Menorca

La mujer del embajador Morodo también posee, a través de la sociedad MS Trading, un impresionante chalé de 1.000 metros cuadrados construidos en la Avenida Salvador Casacuberta de Sitges (Barcelona), uno de los más cotizados municipios turísticos de Cataluña. Aunque su precio de mercado es muy superior, esta mansión tiene un valor catastral de 1,5 millones de euros.

En 2016, cuando la UDEF y la Fiscalía Anticorrupción ya habían iniciado su investigación sobre las comisiones de Venezuela cobradas por la familia Morodo, Cristina Cañeque incorporó un nuevo inmueble a su sociedad: una vivienda de 268 metros cuadrados construida sobre suelo rústico en Talavera de la Reina (Toledo). MS Trading también posee un apartamento de 94 metros cuadrados en un complejo turístico de Menorca, en el Puerto de Addaia. Aunque se encuentra en primera línea de mar, su valor catastral declarado es de 55.118 euros.

Tan sólo siete meses después de que su marido abandonara el cargo de embajador de España en Venezuela, Cristina Cañeque abrió en abril de 2008 tres cuentas bancarias en el Credit Suisse de Suiza. En aquel mismo mes de abril de 2008, su hijo Alejo Morodo constituyó la sociedad Furnival Barristers Corp en Panamá y abrió otra cuenta en Suiza para comenzar a cobrar las comisiones de la petrolera PDVSA. La mujer del embajador Morodo también figura como titular de una caja de seguridad en una sucursal del Banco Sabadell situada en la calle Almadro de Madrid.

La sociedad de Cristina Cañeque, MS Trading España, tiene un patrimonio declarado de 5,4 millones de euros y se dedica al alquiler de locales comerciales. Entre 2011 y 2015 ha recibido 171.118 euros de Aequitas Abogados, la consultora que su hijo Alejo Morodo ha utilizado (junto a la sociedad panameña Furnival Barristers Corp.) para cobrar las comisiones del Gobierno de Venezuela.

Vendió otra vivienda en Portugal

Pero la Agencia Tributaria está analizando además otras transferencias que la sociedad de MS Trading ha recibido desde el extranjero en los últimos años: 470.000 euros desde los Países Bajos en 2013, 90.000 euros desde Francia en 2016 y otros 140.000 euros, también desde Francia, en 2017.

La sociedad de Cristina Cañeque es propietaria de dos pisos en Madrid: uno en la calle Fortuny valorado en 452.850 euros (donde reside junto a su marido, el ex embajador Raúl Morodo) y otro en Eduardo Dato, en el que reside su hijo Alejo junto a su mujer, Catarina Varandas de Loureiro, hija del ex ministro socialdemócrata portugués Manuel Dias Loureiro.

MS Trading posee otros tres inmuebles en Barcelona: un piso en la calle Calvet sobre el que pesa una hipoteca de 584.580 euros, un local comercial de 1.551 metros cuadrados en la calle Vilamarí, valorado en 880.000 euros, y otro de 877 metros cuadrados situado en la calle Roselló, cuyo valor catastral es de 326.000 euros, según los datos del Ministerio de Economía.

A través de esta sociedad, la mujer del embajador Morodo también poseía un inmueble en la calle Rua Federico Arouca de Cascais (Portugal), pero lo puso a la venta en 2013. El juez Santiago Pedraz ha enviado una comisión rogatoria a Portugal para investigar esta y otras operaciones económicas realizadas en aquel país por la familia Morodo.

‘Donó’ un millón de euros a su hija

En 2007, cuando ya se había iniciado la investigación judicial sobre las comisiones de PDVSA, Cristina Cañeque realizó dos «donaciones» por un importe total de 965.000 euros a su hija Cristina Morodo Cañeque. De esta cantidad, 426.957 euros procedían de la cuenta Vinicius que Cristina Cañeque había abierto en el Credit Suisse de Suiza en abril de 2008, al mismo tiempo que su hijo comenzaba a cobrar las comisiones del Gobierno de Venezuela.

Casi todos los contratos de «asesoramiento» de Alejo Morodo fueron firmados por Juan Carlos Márquez como secretario de entes corporativos (un cargo similar al de secretario del consejo de administración) de la petrolera PDVSA. Luego Márquez se trasladó a España y junto a su socio Adolfo Prada invirtió otros 17 millones de euros (también procedentes de PDVSA) en la compra de locales comerciales y viviendas en Madrid, Barcelona, Marbella y Canarias.

El cuerpo sin vida de Juan Carlos Márquez fue hallado en su oficina de San Sebastián de los Reyes (Madrid), ahorcado con su propio cinturón, tan sólo tres días después de declarar como imputado ante el juez Santiago Pedraz que investiga el saqueo de PDVSA.

Lo último en Investigación

Últimas noticias