El socio de Morodo que apareció muerto tras declarar: “Vi a muchos políticos españoles con el presidente de PDVSA”

  • Teresa Gómez y M.A. Ruiz Coll

El ciudadano venezolano Juan Carlos Márquez apareció ahorcado el pasado 21 de julio en una oficina que había adquirido en San Sebastián de los Reyes (Madrid), colgado con su propio cinturón en el quicio de una puerta.

Tan sólo tres días antes, Márquez había declarado ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, que investiga los pagos millonarios que la petrolera estatal venezolana PDVSA realizó al ex embajador de España en Venezuela Raúl Morodo y su hijo Alejo.

Durante su etapa como secretario general de PDVSA, Márquez fue el encargado de firmar los contratos de asesoría por los cuales Alejo Morodo cobró más de 4,4 millones de euros de la petrolera controlada por el Gobierno de Hugo Chávez.

En su declaración ante el juez, Juan Carlos Márquez aseguró que firmó estos contratos por indicación del entonces ministro de Petróleo y Minería Rafael Ramírez, que al mismo tiempo era el presidente de PDVSA. Según estas instrucciones, el hijo del embajador de Zapatero tan sólo debía rendir cuentas, por estos contratos, ante el propio ministro de Chávez.

Tres días antes de ser hallado muerto, Márquez aseguró ante el juez que vio a «muchos otros políticos españoles» acudir al despacho del ministro y presidente de PDVSA, la petrolera venezolana que repartió una lluvia de millones para comprar favores políticos en todo el mundo.

De acuerdo con los informes de la Agencia Tributaria, la Fiscalía Anticorrupción sostiene que el ex embajador Raúl Morodo, su hijo Alejo, el fallecido Juan Carlos Márquez y otro socio venezolano se repartieron 35 millones de euros procedentes del saqueo de PDVSA. OKDIARIO ofrece en exclusiva el vídeo de la declaración de Juan Carlos Márquez ante el juez, que tuvo lugar el pasado mes de julio.

Fiscal Ana Cuenca: ¿Al señor Raúl Morodo le conoce usted?

Juan Carlos Márquez: No le conozco. Sin embargo, como la pregunta es abierta si usted me lo permite para no cometer una falacia, si me pregunta que si le conozco le respondo que sí, le he visto, pero no es mi amigo ni le conozco.

Fiscal: ¿Ha tenido algún tipo de relación profesional con él?

J.C. Márquez: Ninguna.

Fiscal: ¿Ha tenido algún encuentro con él en Venezuela?

J.C. Márquez: El señor Raúl Morodo iba a oficinas de PDVSA de vez en cuando y yo le veía allí.

Fiscal: ¿En qué época iba a las oficinas de PDVSA y con qué finalidad?

J.C. Márquez: La finalidad no lo sé, pero en muchas ocasiones yo he estado en el despacho del ministro Rafael Ramírez y he visto entrar a mucha gente, no sólo al señor Morodo, he visto entrar a muchos otros políticos españoles.

Fiscal: En relación a Raúl Morodo, ¿la época en la que le ha podido ver entrar coincidía con la que ejercía de embajador en Venezuela o era cuando ya había cesado?

J.C. Márquez: Ahí me vuelve usted a pillar mal, no le puedo responder a esa pregunta. De hecho, a mí el señor Morodo cuando me decían es el embajador de España, lo decían como si hubiese sido embajador de España toda la vida. Me decían: “Ahí está el embajador de España”, pero no sabía si estaba ejerciendo o ya no lo era.

Fiscal: ¿Y tampoco sabía a qué iba? ¿Si tenía alguna relación profesional con PDVSA?

J.C. Márquez: Nunca el señor Ramírez ni ningún otro miembro de la Junta directiva me dijo “quédese aquí para que escuche lo que vamos a hablar, y esto es justo lo que vamos a hacer y esto es lo que vas a hacer con este señor”. Jamás en mi vida…

Fiscal: C lo cual, ¿él despachaba directamente con el señor Ramírez?

J.C. Márquez: Se reunían directamente con el señor Ramírez.

Fiscal: ¿A su Alejo Morodo usted le conoce?

J.C. Márquez: Él fue un par de veces a mi oficina por instrucciones del señor Ramírez.

Fiscal: ¿Con qué finalidad?

J.C. Márquez: Con la finalidad de realizar un contrato de consultoría.

Fiscal: ¿Nos puede dar algún detalle más sobre ese contrato de asesoría? Todo lo que usted recuerde sobre dicho contrato, por qué se firmó en qué época, con qué finalidad…

J.C. Márquez: El señor Ramírez me dijo que me reuniera con Alejo Morodo porque iba a asesor a mi empresa [PDVSA] en temas europeos de Portugal y España. Él me dijo que se iba a colocar en el contrato y que iba a ser aprobado por él. Les voy a explicar, si me lo permite, yo no tengo autoridad financiera para firmar ningún contrato. Yo no firmo ningún contrato sin autorización del señor Ramírez. Cada miembro de la Junta directiva, cada director, tiene un área final: unos se encargan de recursos humanos, otros de la parte de producción, jurídica… Mi director de enlace era el ministro Ramírez.

Fiscal: Cuando usted firmó el contrato con una empresa vinculada a Alejo Morodo, ¿se limitó a poner en el mismo lo que le dijo el señor Ramírez?

J.C. Márquez: Efectivamente. Yo no tenía competencias para firma absolutamente nada sin autorización.

Fiscal: ¿La actividad que en cumplimiento de ese contrato realizó el señor Alejo Morodo la conoce usted?

J.C. Márquez: Lamentablemente no, porque una de las exigencias del señor Ramírez fue que el señor Morodo tenía que rendir cuentas directamente con la Presidencia de PDVSA [el propio ministro Rafael Ramírez].

Fiscal: Entonces, ¿también desconoce como se realizaban los pagos?

J.C. Márquez: Yo no tenía capacidad para realizar ningún pago. Yo lo que hacía era firmar por delegación las decisiones que otros tomaban. Yo como secretario no pintaba nada en la administración de la empresa.

Lo último en Investigación

Últimas noticias