Elecciones Colombia 2018

Iván Duque llega a la votación como gran favorito a presidente de la nueva Colombia

Iván Duque
El candidato del CD Iván Duque, votando en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Colombia.

Colombia celebra este domingo la segunda vuelta de sus elecciones presidenciales, en la que se juegan la victoria el izquierdista —ex guerrillero y ex chavista— Gustavo Petro y el centroderechista —ex jefe de gabinete de Álvaro Uribe, ex presidente del país— Iván Duque. Las encuestas indican una ventaja amplia del segundo, cuya compañera como vicepresidenta es Marta Lucía Ramírez, del Partido Conservador de otro ex presidente, Andrés Pastrana.

La coalición entre los dos predecesores del jefe de Estado saliente, Juan Manuel Santos, nació como consecuencia de su común rechazo a los acuerdos firmados con las autodenominadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), un grupo narcoterrorista que sometió durante más de 50 años al país a la extorsión, los atentados, el tráfico de drogas, el reclutamiento y violación de menores

Pero esa unión bajo el nombre de Coalición Despierta ha reunido a otros sectores, no sólo insatisfechos con los términos del pacto —impunidad, financiación, derechos políticos…—, sino alrededor de un programa de transformación económica, ecológica y social de Colombia.

La desaprobación de Santos no cedió ni tras ser galardonado con el Nobel de la Paz el año pasado, a cuenta del acuerdo con las FARC. Después de ocho años en la Casa de Nariño, Santos sale con menos de un 20% de apoyo popular, el país endeudado y las infraestructuras —quizá la política pública menos relacionada con lo social o con la ‘paz’ en la que más ha decepcionado— tal como las recibió.

Además, el Partido de la U, que lo aupó al poder de la mano de Uribe —hasta que éste se revolvió y fundó su Centro Democrático para luchar contra quien consideraba un “traidor” y un “mentiroso”— ha quedado destrozado y su valido para la Presidencia, Humberto Lacalle, del Partido Liberal, no se acercó siquiera a la posibilidad de llegar a la segunda vuelta.

Por contra, ha sido Petro quien ha aglutinado el ‘santismo’, con dolor para algunos de sus seguidores que no se ven representados por un ex guerrillero del M-19, un “admirador” de los tiranos venezolanos Nicolás Maduro y Hugo Chávez que ahora trata de separarse de ellos ante sus conciudadanos. Basando la campaña en un mensaje social —subvenciones, subsidios y paternalismo— además de en “respeto a los acuerdos de paz para Colombia” —aunque fueran rechazados por los colombianos en plebiscito el 2 de octubre de 2016—, Petro ha tratado de erigirse en la esperanza de los desheredados de Colombia.

Por su parte, Duque se ha identificado con el futuro, la nueva política, la esperanza y la modernización de “un país lleno de oportunidades y que debe ser polo de los inversionistas del mundo si les damos seguridad jurídica”. Su cercanía con Ciudadanos lo ha llegado a identificar con Albert Rivera, también por formar parte de la misma generación. Sin embargo, había sido el Partido Popular la formación española más cercana al CD, una relación nacida de la intensa amistad entre el ex presidente español José María Aznar y el propio Álvaro Uribe fraguada en los años que compartieron en el poder.

En los primeros 2000, Uribe logró someter a las FARC a través de su política de Seguridad Democrática y el apoyo decidido de EEUU en lo militar y la inteligencia, y de España en las inversiones. Al mismo tiempo, Aznar hacía algo parecido con ETA orientando sus relaciones internacionales al eje atlántico. Ahora, Duque quiere aprovechar esas buenas relaciones con Washington y Madrid para “darle la vuelta a Colombia” y aprovechar el potencial de un país “demasiado anclado en la desesperanza pero rico en iniciativa”.

La votación de este domingo

Iván Duque ha depositado su voto, acompañado de sus tres hijos, a primera hora de la tarde —hora española— y ha prometido que cuando sea presidente luchará contra la delincuencia y la corrupción.

Duque ha augurado “un gran proyecto contra el delito y en particular contra la corrupción” —de la que en campaña ha acusado hasta la saciedad al saliente Santos— tras votar en el Instituto Pedagógico de Bogotá. A los empresarios les ha asegurado que promoverá el desarrollo de la industria y acompañará a los pequeños, medianos y grandes empresarios.

Poco antes votaba su mentor y líder del CD, Álvaro Uribe, quien ha destacado que ha votado por Duque y Ramírez porque “son garantía de crecimiento con inclusión social, son garantía para que Colombia no caiga en el destructivo socialismo, son garantía para disipar los peligros de inestabilidad social y democrática que se ciernen sobre nuestra patria”. Uribe ha proclamado también que ha votado “por el deseo del alma de que el sol alumbre un nacimiento democrático en la hermana Venezuela”.

Petro vota en Puerto Aranda

El candidato izquierdista a la Presidencia de Colombia, Gustavo Petro, ha salido del colegio electoral haciendo un llamamiento por una Colombia “libre de odios, violencia y corrupción”.

“Hoy voté por ustedes, por su futuro, por el sueño de una Colombia de oportunidades y libre de odios, violencia y corrupción. ¡Juntos lograremos el cambio!“, ha destacado Petro a través de su cuenta en Twitter.

El candidato de Colombia Humana ha votado en el colegio Marco Antonio Carreño, en el barrio Asunción, localidad de Puerto Aranda de Bogotá, la capital colombiana, donde había seguidores esperándolo.

También Santos ha depositado su papeleta

Igualmente ha ejercido su derecho al voto el presidente saliente, Juan Manuel Santos, quien ha destacado que “los candidatos pertenecen uno a la derecha y otro a la izquierda, pero nunca, y creo que ambos pueden decirlo, nunca tuvieron ningún tipo de problema con el Gobierno”.

En contra de las acusaciones y de los hechos denunciados en este periódico —detenciones arbitrarias de los hijos y el hermano de Uribe, persecución contra el ex ministro uribista Andrés Felipe Arias con falsas acusaciones en EEUU— Santos ha subrayado que durante su mandato “se les han dado garantías absolutas a todos los opositores, a todos los críticos” tras depositar su voto.

“La democracia colombiana está funcionando, la democracia colombiana se está fortaleciendo cada vez más. El país se está transformando y se está transformando para bien. La democracia colombiana hoy es más inclusiva. Hoy es más plural”, ha destacado.

Últimas noticias