Las declaraciones de Emmanuel Macron irritan a Argelia

Emmanuel macron
Emmanuel Macron, presidente de Francia.
  • Meryem Hafidi | Atalayar.com

En una entrevista con la revista Jeune Afrique, publicada el 20 de noviembre, el presidente francés dijo: «Haré todo lo que esté a mi alcance para ayudar al presidente Tebboune en este período de transición. Es valiente (…) No se cambia un país, instituciones y estructuras de poder en unos pocos meses”. Mientras que el presidente Abdelmadjid Tebboune lleva sin aparecer en la esfera pública desde el 15 de octubre.

El compromiso del presidente francés Emmanuel Macron de «hacer todo» para ayudar a su homólogo Abdelmadjid Tebboune «a fin de que la transición en Argelia tenga éxito» fue duramente criticado en las filas de la oposición, que lo percibió como una «injerencia» en los asuntos del país.

El «Sr. Macron cree que está autorizado a distribuir certificados de legitimidad a los líderes de los pueblos indígenas que somos», condenó el Rassemblement pour la culture et la démocratie (RCD), uno de los principales partidos seculares de oposición.

«También hay cosas que no están en nuestras normas y que nos gustaría que cambiaran», dijo el jefe de Estado francés, refiriéndose a las detenciones de activistas del Hirak y a la situación de los medios de comunicación criticada por las ONG argelinas e internacionales. «Nunca estoy en la invectiva ni en la postura de un conferenciante. Argelia es un gran país. África no puede tener éxito sin que Argelia lo tenga», dijo.

«En el caso de Argelia, se autoriza a sí misma a expedir un certificado de confianza al jefe de Estado (…). No se trata de una simple interferencia, sino de la revelación de que Francia está a cargo de una hoja de ruta para nuestro país», acusó el partido RCD en una declaración emitida en Argel.

El expreso político Karim Tabou, presidente de la Unión Democrática y Social (partido no legalizado) y figura del movimiento de protesta contra el régimen (Hirak), va más allá y califica a Francia de «racista»: «Una Francia que no quiere aceptar que en este país puedan surgir fuerzas democráticas, una juventud emancipada, una juventud capaz de desafiar el subdesarrollo», según cita el diario francófono El Watan.

Como principal partido islamista, el Movimiento de la Sociedad para la Paz (MSP), por su parte, ha castigado a una Francia que se «retira» de la escena internacional, que «no se avergüenza de volver a sus viejos hábitos de interferir en los asuntos internos de sus antiguas colonias».

La prensa argelina por su parte se muestra muy crítica con estas declaraciones que avivan viejas reminiscencias de un pasado colonialista. El diario árabe Echourouk también cree que las observaciones del presidente galo han reavivado «la controversia sobre la injerencia francesa».

“París pesa mucho en el espacio regional al que pertenece Argelia (..). A veces esta influencia llega a confundir cooperación e interferencia», escribe el diario francófono Liberté, que está cerca de la oposición. «Hoy en día, entrega un extracto puro del pensamiento neocolonial», lamenta el columnista de Liberté Mustapha Hammouche.

Al afirmar que «Francia ha hecho muchos gestos» y que lo importante es «llevar a cabo una labor histórica y reconciliar los recuerdos» en lugar de «disculparse», Sr. Macron ha «puesto límites al proceso actual que ha iniciado con su homólogo argelino», analiza El Khabar.

Lo último en Internacional

Últimas noticias