Decenas de miles de personas marchan por todo Estados Unidos contra la violencia racista

Sábado de protestas multitudinarias en Estados Unidos contra la violencia racial. Miles de personas se han congregado en las principales ciudades de Estados Unidos para protestar una jornada más por la violencia racista institucional, aunque la mayor marcha está prevista en Washington, donde la Casa Blanca se ha blindado para evitar disturbios.

«Estoy cansada de racismo. Muy cansada», contaba en la televisión ABC una de las participantes en la manifestación de Washington, Rochelle Grate, que ha calificado de «bella, pacífica y diversa» la protesta. «Esto es distinto. Ahora la gente que no es de color ha hecho ‘clic’ y ha dicho, ‘Oye, esto es real y he estado ciego hasta ahora'», ha añadido

Más de una semana después del inicio de las protestas, las autoridades esperan que la marcha de este sábado se la más concurrida y podría llegara decenas de miles de asistentes. «Esperamos grandes manifestaciones y esperamos que las protestas sigan siendo tan pacíficas como han venido siendo los últimos días», afirmó el pasado jueves el jefe de la Policía de Washington, Peter Newsham, quien ha destacado que no ha habido arrestos durante las protestas desde el martes.

El pasado fin de semana la Policía empleó balas de goma y gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes frente a la Casa Blanca cuando algunos lanzaron botellas de agua y ladrillos contra las barreras de las fuerzas de seguridad. También se incendiaron coches y se rompieron ventanas de edificios de oficinas en las manzanas colindantes con la Casa Blanca.

Precisamente desde el jueves se ha levantado una nueva valla en el perímetro de la Casa Blanca que se suma a la de 2,5 metros que se levantó en la plaza Lafayette previamente. Los parques que rodean a la sede presidencial, normalmente accesibles, están ahora cerrados al público y seguirán así al menos hasta la semana próxima.

La alcaldesa de Whasington, Muriel Bowser, ha afirmado que es «triste» que «la Casa y sus habitantes tengan que ser protegidos con muros». «Nos gustaría que la Casa Blanca estuviera abierta para la gente pudiera acceder», ha añadido. Bowser ha criticado la postura del presidente Donald Trump y ha rebautizado una de las plazas que están frente a la Casa Blanca como plaza Black Lives Matter y se ha pintado un enorme Black Lives Matter en una de las calles que terminan en el recinto presidencial.

De hecho, la alcaldesa del D.C. ha pedido a los gobernadores que retiren a sus militares de la Guardia Nacional de Washington porque fueron traídos «sin mi conocimiento y sin haberlos pedido».

Muchos vecinos han mostrado su malestar por el envío de fuerzas militares federales a la zona de la Casa Blanca con helicópteros, soldados armados y vehículos blindados en las calles. El Distrito de Columbia es un territorio, no un estado, por lo que no tiene competencias para impedir el uso de fuerzas federales.

En contraste con las últimas movilizaciones multitudinarias en Washington, como la Marcha de las Mujeres o la Marcha por Nuestras Vidas por el control de armas, en esta ocasión no hay un único grupo convocante ni hay un estrado con una lista de oradores. Son protestas fluidas por toda la ciudad entre la Casa Blanca, el Monumento a Lincoln y el Capitolio.

Renuncian 57 agentes en Buffalo

Un total de 57 agentes han renunciado a su puesto en el equipo de respuesta rápida de la Policía de Buffalo, Nueva York, en protesta por la suspensión de dos agentes que aparecen en un vídeo empujando a un anciano manifestante de 75 años durante las protestas contra la muerte del ciudadano afroamericano George Floyd en una detención policial.

Los agentes han renunciado a la unidad de respuesta rápida, pero no a la Policía. Los 57 serían la totalidad de los integrantes de la unidad de respuesta rápida, aunque hay varios agentes que están de baja y no estarían entre los 57 dimisionarios, según ha informado el Ayuntamiento de Buffalo.

«57 (agentes) han dimitido en protesta por el tratamiento recibido por dos compañeros que simplemente estaban ejecutando órdenes», ha explicado el presidente de la Asociación Benéfica de la Policía de Buffalo, John Evans.

Las autoridades han abierto una investigación sobre el incidente, ocurrido el jueves y viralizado en un vídeo, y el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, ha calificado los hechos de «totalmente injustificados y desgraciados». El hombre resultó herido grave.

Lo último en Internacional

Últimas noticias