Aumenta la tensión en Brasil entre los partidarios y detractores del presidente Jair Bolsonaro  

Jair Bolsonaro
Jair Bolsonaro
  • Ana Rodríguez / Atalayar.com

Varios grupos partidarios y detractores del presidente Jair Bolsonaro se han enfrentado este domingo en violentos disturbios por la crisis política y sanitaria que vive el país. Los incidentes más graves ocurrieron en el corazón de Sao Paulo; concretamente en la avenida Paulista donde los manifestantes exigieron el cierre del Parlamento y la Corte Suprema y pidieron una intervención militar.

El mandatario brasileño ha recomendado este lunes a sus partidarios que no se manifiesten el próximo domingo, tal y como tenían previsto, para evitar un conflicto con la oposición, quien también habían fijado una protesta en esa misma fecha. El diario brasileño O Globo ha explicado que el líder brasileño ha adoptado una nueva estrategia para hablar con sus partidarios. “Tradicionalmente, Bolsonaro hacía esto en la zona exterior de Alvorada, donde la prensa también puede quedarse. Este lunes, sin embargo, permitió al público entrar en el recinto del Palacio y dijo que lo hacía para evitar el contacto con los periodistas”, han manifestado.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Representantes, Rodrigo Maia ha incidido este lunes en que las manifestaciones contra el Tribunal Supremo Federal (STF) y el Congreso Nacional son “inaceptables” y ha descrito la participación del presidente Bolsonaro en estos actos como “muy mala”, de acuerdo con la información publicada por el portal web brasileño G1 Globo.

Brasilia, Río de Janeiro y São Paulo, tres de las ciudades mas golpeadas por la pandemia del coronavirus, se convirtieron este domingo en el foco de las protestas contra el STF y el Congreso. La nación latinoamericana se saltó la cuarentena impuesta por la actual crisis sanitaria y salió a la calle a manifestarse, incumpliendo en gran medida las directrices de seguridad establecidas por las autoridades sanitarias nacionales e internacionales. “Un gobierno elegido democráticamente necesita respetar las instituciones democráticas”, ha recalcado Maia minutos antes de criticar y condenar la presencia de Bolsonaro en este acto.

En este escenario de inestabilidad, decenas de manifestantes en Curitiba han salido a la calle para protestar contra los prejuicios raciales; una manifestación que ha sido dispersada por la policía militar de Paraná, después de que esta protesta se volviera violenta y los allí presentes comenzaran a atacar bienes públicos y privados, como paradas de autobús o sucursales bancarias.  La protesta comenzó pacíficamente en Praça Santos Andrade, en el centro de Curitiba. Los manifestantes portaban carteles con consignas como “Dejen de matarnos cada 23 minutos” (en referencia a las estadísticas de personas asesinadas diariamente en Brasil) o “Las vidas de los negros importan”. Además, también predominaron los mensajes a favor o en contra del gobierno del presidente Bolsonaro.

El número de personas diagnosticadas con el nuevo coronavirus en Brasil ha aumentado a 526.447 y el número total de muertes supera las 29,900, según los datos publicados por el Ministerio de Sanidad a última hora de este lunes. Los estados con el mayor número de fallecidos por este patógeno son São Paulo (7.667), Río de Janeiro (5.462), Ceará (3.118), Pará (2.925) y Pernambuco (2.875). Brasil se ha convertido en el segundo país con más casos de la COVID-19, solo por detrás del gigante norteamericano.

Lo último en Internacional

Últimas noticias