Remedios caseros

Cómo hacer perfume de jazmín casero

perfume de jazmín casero
El jazmín es una flor con un aroma perfecto para ser perfume

Los perfumes forman una parte importante de nuestra vida, sobre todo cuando tenemos una ocasión especial y queremos un aroma que también lo sea. En el mercado puedes encontrar muchísimas opciones, o puedes también hacer los tuyos propios en casa. ¿Quieres saber cómo hacer perfume de jazmín casero? Sigue leyendo y toma nota de dos recetas que te encantarán.

Recetas para hacer perfume de jazmín casero

Perfume de jazmín y alcohol
  1. Para poder hacer este perfume de jazmín casero vas a necesitar alcohol de 96 grados y pétalos de jazmín. También un bote de cristal que tenga cierre hermético para poder guardar el perfume.
  2. Lo primero que tienes que hacer es cortar los pétalos con unas tijeras, ten en cuenta que la cantidad que utilices determinará la intensidad de su olor. Cuantos más pétalos, más olor.
  3. Una vez que has cortado los pétalos, introdúcelos en el frasco hasta que se llene en ¾ partes.
  4. Añade el alcohol para cubrir totalmente los pétalos, ni más ni menos.
  5. Cierra el bote herméticamente y deja que fermente durante 3-4 semanas. Debes guardarlo en un lugar fresco y seco.
  6. Durante el tiempo de fermentación debes abrir el frasco cada día para remover la mezcla y que así el aroma quede perfecto.
  7. Pasadas 3 semanas, abre el bote y comprueba el aroma. Si todavía no está bien, deja que pase una semana más. Cuando esté listo, cuela la mezcla para quedarte solamente con el líquido y guárdalo 2 semanas en un lugar oscuro, fresco y seco.
  8. Después de esas dos semanas tendrá que volver a colarlo y meterlo en su recipiente definitivo, que debe tener difusor para que pueda aplicarlo sobre tu piel siempre que quieras.

Perfume de jazmín y aceite de almendra

  1. Para poder preparar tu perfume en este caso necesitarás 14 gotas de aceite esencial de jazmín, ¼ de taza de aceite de almendras, 4 cucharadas de manteca de cacao y 2 cápsulas de vitamina E.
  2. Vierte el aceite de almendras en un recipiente y añade la manteca de cacao, la cual es recomendable que sea orgánica. En el caso de que tengas la manteca compacta, rállala con un rallador de cocina hasta que tengas partes muy pequeñas. Remueve bien para que los ingredientes se integren perfectamente.
  3. Abre las cápsulas de vitamina E y vierte su contenido en la mezcla anterior. Remueve bien y añade las gotas del aceite de jazmín. Vuelve a remover para conseguir que todo se integre.
  4. Una vez que estén todos los ingredientes integrados, viértelos en una olla o cazo y pon a calentar a fuego lento. Los ingredientes empezarán a derretirse y debes remover hasta que se cree una masa homogénea.
  5. Si la textura te queda muy espesa puedes añadir más aceite de almendra, poco a poco para controlar bien y que no se quede líquida la mezcla. Si la tienes líquida, puedes añadir más manteca para que espese.
  6. Cuando ya tengas la textura deseada, apaga el fuego y deja que se enfríe para después verter el resultado en un frasco o recipiente que tenga difusor para poder utilizarlo.

Lo último en How To