Maceteros

Cómo hacer una maceta de cemento

maceta de cemento
Las macetas de cemento son resistentes y muy originales

Con el cemento se pueden realizar muchas manualidades, no únicamente se utiliza para construcciones grandes como casas. Bien aplicado, puedes conseguir maravillas muy decorativas. ¿Quieres saber cómo hacer una maceta de cemento? Sigue leyendo y toma nota de los pasos para lograrlo.

Si quieres tener una maceta que sea muy resistente, sin duda hacerla de cemento es una de tus mejores opciones, ya que las de plástico o barro pueden romperse y estropearse con mayor facilidad.

Materiales y herramientas:

  • 2 contenedores de plástico iguales (bidones de agua, por ejemplo, y de diferentes tamaños)
  • Cemento
  • Arena de construcción
  • Aceite antiadherente en aerosol
  • Guantes
  • Hoja grande de plástico
  • Tubo de PVC de 2,50 cm
  • Espátula

Pasos para hacer una maceta de cemento:

  1. Lo primero que tienes que hacer es cubrir el exterior del contenedor con aceite antiadherente. Cubre el exterior del más pequeño y el interior del más grande.
  2. Haz los agujeros para el drenaje, imprescindible en cualquier maceta. Corta entre 2 y 4 trozos de tubo de PVC con una altura mínima de 2,50 cm.
  3. Ponte los guantes y prepara la mezcla de cemento con 3 partes de arena por 1 de cemento. Añade agua poco a poco y me removiendo hasta conseguir la consistencia necesarias, que no puede ser aguada. Si quieres que el cemento tenga color, debes añadirlo en este paso.
  4. Una vez que ya has terminado de hacer la mezcla y tienes como una pasta, échala en el recipiente más grande, la cantidad justa para que el recipiente pequeño quepa sin problemas. Coloca en este punto los tubos de drenaje y asegúrate de que no quedan cubiertos con el cemento. Si no quieres que se vean los tubos puedes rociarlos con aceite antiadherente antes de colocarlos, eso te permitirá quitarlos una vez que la maceta esté terminada.
  5. Con mucho cuidado debes colocar ahora el recipiente pequeño en el interior del grande, haciendo un poco de presión hacia abajo para que encaje bien. Añade más cemento entre ambos recipientes y colócalo con la espátula para que quede perfecto.
  6. Hecho todo lo anterior, espera 24 horas para que el cemento se endurezca y se pueda fijar bien. Pasado ese tiempo, moja un poco las macetas con un pulverizador con agua fría y retira el contenedor pequeño.
  7. El contenedor grande será más difícil de sacar, así que para hacerlo cubre con un trozo de plástico y moja con agua fría para que el cemento se mantenga húmedo durante una semana. Pasado ese tiempo, retira el plástico, coloca la maceta boca abajo y dale golpecitos al contenedor, podrás quitarlo sin problemas.
  8. Ya solo te quedará decorar las macetas si es que quieres hacerlo, ya que también puedes dejarlas al natural y tendrán un aspecto más rústico.

Lo último en How To