Andadores para personas mayores

Cómo elegir el mejor andador para personas mayores

andador persona mayor
andador persona mayor
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Llega un punto en la vida de muchas personas en los que ya no logran desplazarse por sus propios medios y requieren de cierta ayuda. Como no siempre pueden estar acompañados por familiares, amigos o cuidadores, hay herramientas que les ofrecen más estabilidad. Dicho esto, vamos a enseñarte cuáles son los factores a considerar si tienes que elegir el mejor andador para personas mayores.

La idea es que ese objeto, especialmente diseñado para tales fines, brinde la fuerza y la resistencia que el cuerpo pierde al pasar el tiempo. Gracias a su uso es posible evitar caídas que, con la edad avanzada, pueden llevar a que el paciente sufra lesiones de extrema gravedad.

Consejos para elegir el mejor andador para personas mayores

Guste o no, el primer parámetro en el que hay que detenerse es el presupuesto, ya que el rango de precio de los andadores actuales difiere muchísimo entre los modelos más económicos y los más costosos, así que antes de seguir debemos plantearnos cuánto vamos a invertir. Como recomendación, lo ideal es que intentes ser generoso porque de su calidad dependerá la calidad de vida de la persona mayor que lo use.

Una vez establecido el presupuesto que estamos dispuestos a destinar a la compra del andador, debemos averiguar sus materiales. Debería ser un material resistente a los golpes, claro está, pero también ligero para que no suponga cargar de peso a los más débiles. Normalmente, los materiales que suelen aconsejarse son el acero y el aluminio, porque aportan durabilidad sin ser muy pesados.

De tener la oportunidad, es importante que la persona que va a usar el andador pueda probarlo antes de confirmar su adquisición. Lamentablemente esto a veces no puede hacerse, y en ese caso la recomendación es revisar las valoraciones de otros usuarios.

Otro detalle que juega a favor del adulto mayor es que el andador sea regulable en altura, permitiéndole adaptarlo a distintas situaciones. Esto es fundamental para que pueda caminar erguido en lugar de encorvarse, liberando tensión de la zona de los hombros y la espalda.

Sus dimensiones no deberían ser un inconveniente, pero si sabes que va a tener que manejarse con el andador en espacios reducidos, comprueba que sus medidas no representen un problema en el día a día, facilitando tanto el guardado como el transporte del mismo.

Finalmente, está el tema de la seguridad, que dependerá de la cantidad de tacos y ruedas que tenga el aparato de acuerdo a su utilización. Las ruedas favorecen el movimiento mientras que los tacos resguardan a la persona de potenciales caídas, por lo que es mejor alguna combinación de ambos, tanto modelos que vienen con dos ruedas y dos tacos, como aquellos que tienen tres ruedas y un único taco.

Lo último en ¿Cómo se hace?

Últimas noticias