Varios magistrados advierten a Iglesias de que la decisión de elevar su causa al Supremo no es recurrible

El recurso presentado por la defensa de Iglesias no tendrá ningún efecto, pues la Sala de lo Penal de la Audiencia no puede declararse competente para resolverlo

Pablo Iglesias
Pablo Iglesias y Dina Bousselham.

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha presentado un recurso ante la Audiencia Nacional contra la exposición razonada en la que el magistrado Manuel García-Castellón pide al Tribunal Supremo que estudie imputarle como autor de tres presuntos delitos en el caso Dina-Iglesias.

Sin embargo, varios magistrados de la Audiencia Nacional consultados por OKDIARIO han advertido de que la exposición razonada firmada por el instructor de la Operación Tándem no es una resolución judicial recurrible. Es decir, que el escrito presentado por la defensa de Iglesias no tendrá ningún efecto, pues la Sala de lo Penal de la Audiencia no puede declararse competente para resolverlo.

De hecho, se trata de una situación inédita, pues nunca nadie había recurrido una decisión así: ni cuando la Audiencia Nacional elevó al Supremo la causa contra varios aforados del caso Gürtel, ni cuando hizo lo propio con el ministro José Barrionuevo por el secuestro de Segundo Marey.

Las fuentes jurídicas consultadas por OKDIARIO coinciden, en cualquier caso, que el recurso presentado por Pablo Iglesias es irrelevante. El Tribunal Supremo ya ha recibido la exposición razonada de García-Castellón y ahora debe decidir, tras consultar a la Fiscalía, si imputa a Pablo Iglesias como autor de los delitos de descubrimiento y revelación de secretos (con el agravante de género), daños informáticos y denuncia falsa o simulación de delito en el caso Dina-Iglesias. Tres delitos que suman hasta nueve años de cárcel.

Las bromas soeces sobre Mariló Montero

Si finalmente el Supremo decide imputar a Pablo Iglesias (para lo cual debe pedir el suplicatorio al Congreso de los Diputados), la Audiencia Nacional en ningún caso puede oponerse a esa decisión, subrayan las fuentes consultadas por OKDIARIO.

Sólo uno de los magistrados a los que ha preguntado este diario argumenta que, aunque la exposición razonada no es acto judicial recurrible, Iglesias sí podría presentar recurso contra el auto o la providencia en la que se acordó elevarla al Tribunal Supremo.

Además de a Pablo Iglesias, el juez García-Castellón ha pedido al Tribunal Supremo que estudie si procede imputar a la ex directora de los servicios jurídicos de Podemos y vicepresidenta tercera del Congreso, Gloria Elizo, y a los letrados de esta formación Marta Flor Nuñez y Raul Carballedo, como autores de denuncia falsa o simulación de delito.

Todos ellos eran conscientes, desde el primer momento, de que Dina Bousselham era la autora de la filtración de los mensajes de un chat interno de Podemos, publicados por OKDIARIO, en los que Pablo Iglesias hacía comentarios soeces y machistas sobre la periodista Mariló Montero.

Dina cambió cinco veces de versión

Y aun así, bajo las órdenes de Pablo Iglesias, intentaron engañar al juez y mantuvieron la versión de que el robo del teléfono móvil de Dina y la publicación de los mensajes de chat eran obra de las «cloacas del Estado». La declaración ante el juez del ex abogado de Podemos José Manuel Calvente ha desmontado ahora este engaño. El partido de Pablo Iglesias intentó silenciar a Calvente presentando una denuncia falsa contra él por acoso sexual, que ha sido archivada porque no tenía ningún fundamento.

El magistrado Manuel García-Castellón considera además que la asesora de Pablo Iglesias Dina Bousselham y su marido, Ricardo Sa Ferreira, pudieron cometer un delito de falso testimonio. Como ha informado OKDIARIO, Dina ha ofrecido al juez hasta cinco versiones distintas sobre el supuesto robo de su teléfono móvil.

En su primera declaración, negó rotundamente que hubiera hecho capturas de los chats de Telegram publicados por este diario. Sin embargo, en otra declaración posterior reconoció que realizó esos pantallazos y los envió a sus amistades. Del mismo modo, Dina Bousselham declaró en dos ocasiones ante el juez instructor que, cuando Pablo Iglesias le devolvió la tarjeta de memoria de su teléfono móvil, estaba inutilizada, por lo que nunca pudo acceder a su contenido.

Sólo cuando el juez sugirió por primera vez que Iglesias podría haber incurrido en un delito de daños informáticos, Dina envió al magistrado un escrito redactado por los servicios jurídicos de Podemos, en el que ahora sostiene que Iglesias le entregó la tarjeta de memoria en perfecto estado.

Iglesias se guardó las fotos íntimas de Dina

Por tanto, hay sobrados indicios para que Dina Bousselham sea procesada como autora de un delito de falso testimonio. Pablo Iglesias ha colocado ahora a Dina al frente de una web creada por Podemos para difamar a sus rivales políticos y a periodistas críticos con el Gobierno.

Pablo Iglesias ha declarado ante el juez que recibió la tarjeta de Dina de manos del presidente del Grupo Zeta. En la propia redacción de la revista Interviú, pudo examinar el contenido de la tarjeta y comprobó que contenía fotos íntimas de su asesora marroquí. Pese a ello, conservó la tarjeta en su poder durante varios meses y, cuando finalmente se la devolvió a su legítima propietaria, estaba completamente inutilizada.

Por todo ello, el juez instructor cree que el vicepresidente segundo del Gobierno ha podido incurrir en los delitos de descubrimiento y revelación de secretos (con el agravante de género), daños informáticos y denuncia falsa.

Lo último en España

Últimas noticias