La UE destapa el engaño de Sánchez: mantendrá el artículo sobre Gibraltar que beneficia a Reino Unido

Gibraltar
Pedro Sánchez y Theresa May

Pedro Sánchez renunció a reclamar la cosoberanía de Gibraltar donde debió hacerlo: en el acuerdo del Brexit, tal y como adelantó OKDIARIO. Y ahora el presidente del Gobierno pretende engañar a la población afirmando que un pacto sin validez imperativa para Reino Unido es la solución. Las comunicaciones mantenidas entre la UE y el representante británico ante la Unión, Tim Barrow, han rechazado la reforma del artículo 184, el que recoge el planteamiento sobre la soberanía de Gibraltar. Y no lo harán, porque pasada ya la negociación del acuerdo, ninguna de las partes quiere arriesgarse por un asunto que Sánchez pudo exigir en el momento de la negociación. De hecho, el presidente español podría haberlo hecho porque hace un año el Gobierno del PP logró el derecho de veto.

Sánchez asegura, sin embargo, que él ha conseguido las garantías para que no sea así. Y afirma que cuenta con una triple garantía: una declaración conjunta del Consejo Europeo y la Comisión Europea que asegura que el artículo 184 no es aplicable al ámbito de la definición territorial; un supuesto pacto con Reino Unido para mantener la versión de que el citado artículo no afecta a Gibraltar –cosa que ha negado directamente la primera ministra May y ante lo que no ha habido más comunicado por parte de Moncloa-; y un supuesto apoyo moral del Consejo Europeo y la Comisión Europea, que según Sánchez, respaldan a España en este asunto.

Sin validez jurídica

El problema de todo ello, sin embargo, es que nada tiene validez jurídica frente a la fuerza del acuerdo del Brexit, que sí reviste el carácter imperativo de un tratado internacional. Por lo tanto, diga lo que diga Sánchez, lo cierto es que nada de todo ello puede tumbar el artículo 184. O, dice de otra manera, nada va a permitir que España vuelva a disponer de la fuerza de presión a Reino Unido de la que ha dispuesto en el que momento en el que podría haber exigido un cambio en la soberanía o el bloqueo de sus acuerdos comerciales con la UE.

La UE, así se lo ha confirmado ya a Reino Unido, ante quien ha confirmado que no piensa alterar el artículo 184 por este asunto y que, por lo tanto, firmará el acuerdo tal cual estaba ya redactado en estos momentos. El resultado de las negociaciones, por lo tanto, es un completo fracaso histórico para España.

La UE ha confirmado que no piensa alterar el artículo 184, por lo que se firmará el acuerdo tal cual estaba ya redactado

Y es que se ha esfumado la posibilidad de reformar el acuerdo de retirada que es lo que tiene valor de tratado internacional. Lo anunciado por Sánchez, de hecho, tan sólo tiene valor de declaración política interpretativa de la conducta futura. Pero es que en esa conducta, España tendrá que negociar sin la presión de poder bloquear a Reino Unido en la UE. A partir de ahora tendrá que hacerlo en solitario.

El Gobierno de España, en definitiva, ha capitulado de su responsabilidad de defender la soberanía de España en el Peñón y, lo más grave es que, además, ha renunciado al acuerdo unánime de los 27 Estados miembros de la Unión Europea, alcanzado en marzo por el Gobierno del Partido Popular, por el cual ya estaba asumido por el Reino Unido que nada se podía negociar sin el acuerdo de España, y que había un derecho de veto de cualquier cambio en la relación de Gibraltar con la UE sin el acuerdo del Parlamento español.

Sánchez ha renunciado de este modo, al punto 24 del Consejo de abril del 2017, donde se señalaba que “una vez que el Reino Unido haya abandonado la unión ningún acuerdo entre la Unión Europea y el Reino Unido podrá aplicarse al territorio de Gibraltar sin acuerdo entre el reino de España y el Reino Unido.” Al no haber incorporado este mandato aprobado por los 27, diga lo que diga Sánchez, España acaba de firmar una cesión histórica.

Últimas noticias