Crisis del coronavirus

Sanidad deja en el limbo al 23% de los vacunados en España tras la suspensión de AstraZeneca

AstraZeneca
La ministra de Sanidad Carolina Darias

La decisión del Ministerio de Sanidad de suspender la vacunación con AstraZeneca a menores de 60 años deja en el limbo a más de 2 millones de personas que ya habían recibido la primera dosis.

Sanidad no ha aclarado aún qué pasará con estos vacunados. Tras anunciar que la vacuna se utilizará únicamente para personas de entre 60 y 69 años, el departamento aún espera tomar una decisión en los próximos días. En un comunicado, el Ministerio informó de que «la Comisión de Salud comunicará próximamente la decisión según se vayan actualizando y ampliando la evidencia científica, las evaluaciones de la EMA y en comunicación con otros países de la UE».

Según fuentes de Sanidad se contemplan dos escenarios. Que se les administre una segunda dosis de otro laboratorio o bien que no sean de nuevo inoculados. La primera dosis proporciona una protección en torno al 70-75%.

2,3 millones de afectados

Según los datos del propio Ministerio, hasta este viernes 2.388.522 personas habían recibido el primer suero de esa farmacéutica, aunque sólo 125 personas han completado la pauta de vacunación. La inmensa mayoría son menores de 60 años. 

En España se han administrado hasta el momento un total de 10.231.825 dosis, entre Pfizer, Moderna y AstraZeneca. En torno a un 23% de los vacunados en España han recibido la primera dosis de AstraZeneca. Y la inmensa mayoría desconoce ahora qué pasará con su inmunidad. 

Sanidad tomó la decisión de suspender la vacunación con AstraZeneca después de que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) admitiese una «posible relación» entre esa vacuna y los coágulos sanguíneos que se han registrado en algunas personas. La agencia consideró a esos acontecimientos como efectos secundarios «muy raros» de esos sueros.

La vacuna de AstraZeneca se estaba administrando principalmente al colectivo de personal sociosanitario y otros considerados esenciales, como Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, Emergencias y Fuerzas Armadas; docentes y personal de educación infantil y necesidades educativas especiales, y de educación primaria y secundaria.

En la reunión con Sanidad, la Comunidad de Madrid expresó su disconformidad con la decisión. De hecho, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) pidió a los Estados miembros que no paralizase la vacunación.

«El comité de seguridad de la EMA, tras un análisis en profundidad, ha llegado a la conclusión de que los casos notificados de coágulos de sangre inusuales tras la vacunación con AstraZeneca deben figurar como posibles efectos secundarios de la vacuna», señaló la directora, Emer Cooke.

Sin embargo, aseguró que no hay razones para limitar su uso a ningún grupo concreto. La Agencia únicamente señala que es recomendable avisar sobre los posibles «efectos adversos» e indicar a los vacunados que acudan a un hospital en el caso de síntomas como dificultad para respirar, dolor de pecho o hinchazón en extremidades.

Lo último en España

Últimas noticias