Adjudicadas a Navantia

El Gobierno firma el contrato de las fragatas F-110 en campaña para ganarse a 7.000 trabajadores

Moncloa presionó para que la firma de las nuevas fragatas F-110, que supondrán una década de empleo estable para 7.000 trabajadores en Ferrol, coincidiera con la última semana de la campaña electoral. El contrato estuvo olvidado en un cajón durante todo el gobierno de Sánchez.

fragata
Fragata F-110 y foto oficial de la firma del contrato.

El gobierno de Pedro Sánchez aceleró el proceso de firma del contrato para las nuevas fragatas F-110 con el objetivo de que la rubrica coincidiese con la campaña electoral. Fuentes próximas a la negociación aseguran que hubo "prisas" por parte de Moncloa para que el encargo de los cinco buques para la Armada quedase listo antes del 28-A, y no en mayo como estaba previsto.

La firma en plena campaña electoral de un contrato público que asegura 7.000 empleos para la próxima década en Ferrol y su entorno es un caramelo difícil de rechazar. Y así lo entendió el gobierno de Sánchez, que según fuentes internas de Navantia "metió prisas" para que la firma de la Orden de Ejecución quedase zanjada esta misma semana y no a mediados de mayo como estaba previsto.

Según explican a OKDIARIO estas fuentes, el proceso se aceleró "por la parte Estatal", que mostró gran interés en que la firma del contrato se produjese esta semana. Y así ocurrió: el pasado martes 23 de abril, el Ministerio de Defensa y Navantia cerraban el contrato para las cinco fragatas F-110.

Lo sorprendentes, explican desde dentro de Navantia, es que la firma estaba prevista para mediados del mes de mayo. Un plazo "normal y que entra dentro de lo razonable para un proyecto de esta envergadura".

Meses olvidado

Curioso es también, señalan, que el Gobierno tenía sobre la mesa el contrato de las fragatas desde que Sánchez entró en La Moncloa. Y pese a que había informes oficiales que apuntaban a la necesidad de firmar cuanto antes las fragatas para evitar que se produjesen sobrecostes, el gobierno de Sánchez no dio luz verde al contrato hasta el último Consejo de Ministros de marzo. Cuando ya había comenzado la precampaña.

El contrato fue firmado por el subdirector general de Adquisiciones de Armamento y Material (DGAM), Coronel Alfonso Torán, por el director de Operaciones y Negocios de Navantia, Gonzalo Mateo-Guerrero, y por la directora Comercial y de Desarrollo de Negocio de Navantia, Sofía Honrubia.

También estuvieron presentes en el acto el secretario de Estado de Defensa, Angel Olivares, el director General de la DGAM, Almirante Santiago Ramón González, y la presidenta de Navantia, Susana de Sarriá.

Tecnología punta

El diseño de esta nueva fragata incorporará notables avances a nivel tecnológico, como el nuevo mástil integrado configurado con diferentes soluciones de sensores y antenas, la incorporación de un espacio multi-misión que amplía las capacidades del buque en todos los segmentos de defensa y una nueva planta propulsora híbrida más eficiente y silenciosa dotando al buque de gran versatilidad.  Además, integrará a bordo vehículos no tripulados y tendrá capacidad para la instalación futura de armas de energía dirigida.

Las fragatas estarán equipadas con un sistema de combate español, SCOMBA, desarrollado por Navantia. Este sistema actúa como el cerebro del buque e integra todos los sensores y armas de la fragata, como los sensores de superficie, EW e IFF suministrados por Indra, el radar Banda S y el lanzador vertical de Lockheed Martin, los misiles AAW – SM-2 de Raytheon, los sistemas de guerra antisubmarina y sonares de SAES y los sistemas de navegación y de comunicaciones de Navantia Sistemas.

Lo último en España

Últimas noticias