Sánchez ofrece dar presencia internacional a la Generalitat con una eurorregión que incluya a Baleares

Sánchez-Torra
Pedro Sánchez y Quim Torra se saludan (Foto: EFE).

El plan consiste en usar la región Pirineos Mediterráneos para dar presencia en las instituciones europeas a la Generalitat

El PSOE acaba de avisar a los separatistas de que no quiere aplicar el 155, aunque lo hará si no le queda más opción: pero, por el momento, lo que está quedando claro es que hasta llegar a esa decisión está dispuesto a todo: y todo incluye hasta regalar presencia internacional a Quim Torra con tal de que se amanse -supuestamente- la fiera. El plan está encima de la mesa. Y consiste en usar una eurorregión europea, la Pirineos Mediterránea, para dar cauce de presencia en las instituciones europeas a la Generalitat. Esa demarcación -diseñada por la UE como para el desarrollo económico, cultural y social, no para reventar ningún país-, además, incluye Baleares, una de las joyas ansiada por los separatistas catalanes.

El compromiso fue lanzado inicialmente por los socialistas del PSC en julio de 2017. Pero en aquel momento, quien ostentaba el Gobierno español era el PP, por lo que el plan nacía lastrado desde el primer día. Pero las cosas ahora han cambiado. Y el PSOE y el PSC ha renovado su documento con el compromiso expreso de que el Gobierno de Sánchez sea el que apoye este proyecto de abrir puertas a Torra en Europa, justo lo que él desea para lanzar su golpe contra la unidad de España y la Constitución internacionalmente.

“El Estado se implicará en el papel de Cataluña como motor de la Eurorregión Pirineos Mediterráneo”, así se recoge expresamente el compromiso en los anexos del plan de acción que acaba de aprobar el Partido Socialista en Cataluña. Ese documento cuenta ya con el apoyo del PSOE y del propio Gobierno. Y, de hecho, ya ha sido trasladado a los partidos separatistas para que confirmen los deseos del presidente español de arrodillarse todo lo que pueda para calmar sus ansias golpistas.

Sánchez ofrece dar presencia internacional a la Generalitat con una eurorregión que incluya a Baleares

La Eurorregión Pirineos Mediterráneo es un espacio diseñado por la UE como un área exclusivamente destinada a la cooperación “entre actores políticos, económicos y sociales que desarrollan su actividad en el espacio formado por la región de Occitania y las comunidades autónomas españolas de Cataluña e Islas Baleares. Con 14 millones de habitantes, se sitúa entre las más pobladas de Europa. Desde el punto de vista del territorio, es también una de las eurorregiones más extensas de Europa”, señala la descripción de la propia Unión Europea.

Pero nunca se planteó como una plataforma para dar salida a las ansias de reconocimiento internacional. Al revés, “la Eurorregión es, en este contexto, una oportunidad única para modificar la escala de los territorios que la componen, que pueden formar así una espacio potente basado en la economía del conocimiento. Esta ambición y el esfuerzo colectivo que implica le permitirá alcanzar una mayor integración socioeconómica que le permitirá seguir contribuyendo significativamente a Europa y al mundo de este principio de siglo”.

Legalizar a escondidas la presencia internacional

Ahora, por el contrario, se observa por los socialistas como una forma de legalizar a escondidas la presencia internacional de la Generalitat, justo el proyecto que el propio ministro de Exteriores de Pedro Sánchez, Josep Borrell, intenta frenar para bloquear el desarrollo de más embajadas catalanas.

Se trata de la última cesión de este Gobierno. Una sumisión más que se une al documento recién elaborado por los socialistas catalanes que vuelve oficialmente a una de las ideas que más críticas le ha costado a Sánchez: la “nación de naciones”. El PSC de Iceta reclama, así, una vez más esa idea de forma expresa y pide igualmente el reconocimiento en la Constitución de “Cataluña como nación”, como se puede comprobar en el documento publicado ya por OKDIARIO. Los socialistas catalanes, punta de lanza de la negociación de Sánchez con los golpistas, lo hacen, además, en pleno sprint negociador de los Presupuestos Generales del Estado.

Lo último en España