Sánchez burla las normas de aviación y de tráfico para llevar de vacaciones a su perra Turca

Turca
Pedro Sánchez con su perra Turca, en una imagen que difundió en diciembre de 2017 en Instagram.

El presidente Pedro Sánchez ha burlado las normas de aviación y de la propia Dirección General de Tráfico (DGT) para llevarse a su perra, Turca, a disfrutar de sus vacaciones en la majestuosa residencia de La Mareta que el rey Hussein de Jordania regaló a Juan Carlos I.

OKDIARIO ha mostrado en exclusiva las imágenes de la llegada del Falcon oficial al aeropuerto de Lanzarote. Tras tomar tierra, descienden por la escalerilla las hijas del presidente, Carlota y Ainhoa, una de ellas llevando por la correa a la mascota de la familia, un perro de aguas de pelaje blanco y negro. Por último, abandonan la aeronave Begoña Gómez y el presidente Pedro Sánchez. Toda la familia se introduce entonces en una furgoneta para dirigirse a La Mareta.

La empresa pública AENA, que gestiona los aeropuertos españoles, especifica en sus normas dirigidas a los pasajeros que las mascotas deben volar siempre en el interior de una jaula (conocida como transportín), y preferentemente en la bodega del avión, no en cabina.

La web de AENA detalla al respecto que "como norma general, estos animales deben ir facturados y estibados en la bodega del avión, donde irán colocados en un recipiente o contenedor que puede ser obtenido en algunas compañías aéreas".

mascota
Normas de la web de AENA para llevar a la mascota en un vuelo.

"Debidamente acondicionados", añade, "pueden viajar en ocasiones con sus dueños en la cabina de pasajeros, respetando tanto las medidas máximas del recipiente como las condiciones de peso máximo permitido, aplicadas por la compañía aérea".

La mayoría de las compañías aéreas aplican la siguiente norma: sólo pueden viajar en la cabina junto a sus dueños los perros de hasta ocho kilos de peso. Los animales que superan este peso deberán viajar siempre en la bodega, junto a las maletas. Y en ambos casos, la mascota debe volar siempre en el interior de una jaula o transportín.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), de la que forman parte la mayoría de las compañías aéreas del mundo, ha regulado además las características y dimensiones que debe reunir el transportín, para que el animal pueda viajar en su interior sin herirse y sin sufrir más estrés del que le provoca el propio vuelo.

El presidente Pedro Sánchez se ha saltado todas estas normas: como muestra el vídeo, su perra Turca ha viajado en el interior de la cabina del Falcon oficial completamente libre, sin jaula ni transportín, con la correa que sujeta una de las hijas del presidente como única atadura.

La perra del presidente no podría haber viajado así en ninguna compañía aérea ni aeropuerto del mundo. Pero Sánchez ha hecho extensiva a su mascota los privilegios de volar en el avión presidencial.

Lo mismo ocurre cuando, a continuación, la familia Sánchez se sube a un furgón para desplazarse hasta la residencia de La Mareta. Si usted viaja con el perro suelto en el interior del coche, la Guardia Civil de Tráfico le puede imponer una multa de al menos 200 euros. Cualquier frenazo puede desplazar al animal contra el parabrisas, el conductor o uno de los pasajeros, provocando un grave accidente.

DGT
Normas y recomendaciones de la Dirección General de Tráfico para llevar la mascota en el coche.

Para ello, la Dirección General de Tráfico (DGT) recomienda distintas formas de sujeción del animal, que jamás puede ir suelto en el interior del vehículo ni en brazos de uno de los pasajeros. La mascota debe ir sujeta con un arnés enganchado al cinturón de seguridad (esta opción es la más peligrosa), o bien encerrada un transportín o en el maletero, separado por una rejilla del resto del habitáculo.

De las imágenes tomadas en el aeropuerto de Lanzarote no parece que se haya tomado ninguna de estas medidas de protección. Una de sus hijas del presidente desciende de la cabina del avión llevando a la mascota con la correa, y la introduce del mismo modo en el compartimento de los pasajeros de la furgoneta.

Turca viajó sin transportín en el avión oficial, y lo hizo de la misma forma por carretera, en el mismo compartimento que los pasajeros. El presidente Pedro Sánchez no sólo ha burlado las normas de tráfico y aviación para darse el capricho de llevar a la perra de vacaciones, sino que además ha dado así un pésimo ejemplo. Privilegio tras privilegio.

Últimas noticias