Rajoy podría aplazar al miércoles el anuncio de sus nuevos ministros

Rajoy podría aplazar al miércoles el anuncio de sus nuevos ministros
El presidente en funciones, Mariano Rajoy, a la salida del Congreso.

Mariano Rajoy quiere pisar el freno a la vorágine de los últimos días y eso afectará a sus próximos pasos, una vez salga este sábado del Congreso investido como presidente del Gobierno.

Los trámites, tras la investidura, pasarán por la jura ante el Rey y el nombramiento de los ministros que compondrán su gabinete.

En este sentido, el calendario lo fija el próximo 4 de noviembre, cuando se celebrará un nuevo Consejo de Ministros, que contará ya con los designados por Rajoy. El calendario es ciertamente apretado, pero, siempre puntilloso con los trámites, el presidente no quiere precipitarse, aseguran en fuentes de Moncloa. 

Por eso, el calendario en el que ahora se trabaja sitúa la jura ante el Rey el lunes-cabe recordar que Felipe VI regresará de Cartagena de Indias (Colombia) el domingo- y  el nombramiento de los ministros, el miércoles. Así, Rajoy ocuparía el día 1, festivo, para cerrar personalmente los últimos flecos del gabinete. Los nuevos ministros tomarían posesión de las carteras incluso el jueves, víspera de la reunión del Consejo. 

Esos plazos alteran el calendario seguido en las anteriores investiduras, en las que lo acostumbrado era que el presidente jurase el cargo al día siguiente de ser investido, y un día más tarde, los ministros. No obstante, no existe norma alguna que establezca esos plazos, que se dejan a la discrecionalidad del propio presidente. 

En medios internos de Moncloa se incide en que Rajoy se ha empleado hasta ahora en asegurar la gobernabilidad y, en los últimos días, en preparar su discurso, para descartar que el jefe del Ejecutivo tenga cerrada su lista de ministros.  

El jefe del Ejecutivo en funciones ya avanzó hace unos días que la primera persona a la que revelará el nombre de los futuros ministros será al Rey. 

«No tengo perfilado el Gobierno. Ni siquiera he pensado en este asunto porque hasta que no tuviera claro el debate de esta semana no tenía sentido que lo hiciera”, dijo este mismo martes. 

Más allá de las quinielas, inevitables, el presidente prepara un gobierno de talante “negociador”. La que viene será sin duda una legislatura compleja, que obligará a los ministros a batallar día a día con la oposición para cerrar acuerdos. Tanto en Moncloa como en el PP se apuesta por un gobierno de perfil más político y conciliador, preparado para negociar sin fin cada una de las leyes y para encontrarse cada semana con un hemiciclo en contra. 

Continuista o no, el líder del PP sí tendrá que hacer cambios obligados en el Ejecutivo por las bajas de tres ministros en la pasada legislatura: Ana Pastor, que dejó el ministerio de Fomento para ocupar la presidencia del Congreso; Alfonso Alonso, que dejó la cartera de Sanidad para liderar el PP vasco, y José Manuel Soria, quien dimitió por su vinculación con los ‘Papeles de Panamá’. 

Las especulaciones están sobre todo en el futuro del actual titular de Interior, Jorge Fernández Díaz, reprobado por la oposición en el Congreso y el de la secretaria general, Maria Dolores de Cospedal, a quien muchos sitúan ya en el futuro Ejecutivo. 

Lo último en España

Últimas noticias