Sucesos

La pesadilla de una familia española en Albania: 3 kilómetros con un loco agresivo subido al capó

Unas vacaciones familiares en Albania se convirtieron en una huida a la desesperada con el dueño de un bar agarrado al capó de su coche. La familia española que vivió la tensa situación fue recibida incluso por el ministro de Turismo albanés para pedirles disculpas.

Una familia de turistas españoles no esperaba que sus tranquilas vacaciones en el sur de Albania acabaran convirtiéndose en una escena digna de una película de terror. Los viajeros se encontraban en Puerto Palermo, una pequeña localidad turística conocida por su pasado veneciano. Decidieron ir a comer a un restaurante local.

Tras solicitar su comanda y comprobar la lentitud del servicio, decidieron muy contrariados anular el pedido y abandonar el establecimiento. Lo que pasó a continuación lo relataron ellos mismos en un encuentro con el ministro de Turismo albanés, que les convocó a una reunión a modo de desagravio.

El propietario del bar, ante la intención de los turistas españoles de abandonar el local, fue a la cocina y cogió un cuchillo para amenazarles. El grupo decidió huir a la carrera a refugiarse en el coche con chófer local que les esperaba fuera del establecimiento. No dándose por vencido, el propietario se lanzó contra el capó del vehículo en marcha y comenzó a dar puñetazos a la luna delantera.

Las imágenes que han grabado y difundido los propios turistas muestran cómo el hombre, fuera de sí, golpea la luna ya rota y consigue abrir un agujero. Con sus manos comienza a arrancar trozos del vidrio, hiriéndose las manos y dejando restos de sangre por toda la luna. Mientras, el vehículo sigue circulando con apenas visibilidad y el joven (albanés) que va en el asiento del copiloto comienza a patear el cristal desde dentro para tratar de quitarse de encima al agresor.

"¿Pero por qué no paramos?" pregunta una mujer. "No, es peor" le responde otro de los ocupantes del vehículo, mientras el hombre golpea con la cabeza el cristal. "¡Go to the police like this!" ("ve a la policía así") le gritan los españoles al conductor.

Tres kilómetros de pánico

Finalmente, tras recorrer unos tres kilómetros en esta situación, el vehículo se detiene. Los ocupantes españoles, a gritos, le piden al chófer que continúe la marcha mientras el hombre intenta abrir la puerta del conductor. Arrancan de nuevo y dejan atrás al hombre, dando fin a la cinematográfica huida.

Las imágenes, grabadas esta semana, fueron recogidas por la prensa albanesa y tuvieron un enorme eco mediático en el país balcánico. Tanto que incluso llegó a oídos del ministro albanés de Turismo, Blendi Klosi, que convocó a los turistas a una reunión.

En ese encuentro los turistas españoles le relataron al alto funcionario lo acontecido con “el loco”. “Si queremos ser un verdadero destino turístico europeo, debemos servir mejor a los turistas” les confesó, y le entregó un ramo de flores a la madre de la familia como muestra de desagravio.

Temas

Lo último en España