Fuerzas Armadas españolas

Sánchez monta un paripé con mandos militares para fotografiarse con la primera mujer general

La general tuvo que esperar a que acabara la foto del presidente para hacerse una a solas con él.

La primera general del Ejército corrige a Calvo: "El feminismo es de todos"

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez quería una foto con la primera mujer en ascender a general. Y ya la tiene. Moncloa organizó esta semana una insólita reunión con altos mandos militares en la que incluyó, con calzador, a Patricia Ortega: la primera mujer en ascender al generalato en la historia de España. El formato del encuentro ha molestado en la cúpula militar.

Una reunión ex profeso para que el presidente consiga su ansiada foto con la general Ortega. Así interpretan altos mandos militares consultados por OKDIARIO el encuentro organizado por Moncloa con nueve oficiales de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil. La única reunión de este tipo que ha convocado Sánchez en su año y un mes de mandato.

Su primer encuentro con militares tuvo lugar cuatro meses después de su llegada al poder, cuando, dos días antes del desfile del 12 de octubre, visitó la base aérea de Los Llanos (Albacete).

Según la versión de Presidencia, este tipo de encuentros son una “costumbre” que tienen los tenientes generales al ascender. Es habitual, dice Moncloa, que los recién ascendidos “soliciten audiencia al jefe del Ejecutivo por deferencia”. Sin embargo, la descripción de la convocatoria no se ajusta a la realidad. Al menos, así lo advierten altas fuentes militares que no ocultan su malestar por los detalles que rodearon a dicho encuentro.

Ascendieron en 2018

En primer lugar, destacan, ninguno de los tenientes generales que acudieron al palacio presidencial ha ascendido recientemente. Los más recientes son todos del pasado verano. El único alto mando presente que ascendió de forma reciente ha sido la general de Brigada Patricia Ortega.

OKDIARIO ha comprobado que los otros ocho altos mandos del Ejército de Tierra, Ejército del Aire, Armada y Guardia Civil que acudieron a la reunión con Pedro Sánchez fueron ascendidos como muy tarde en 2018.

Por ejemplo, el Teniente General del Cuerpo General del Ejército del Aire Miguel Ángel Martín Pérez ascendió el 6 de julio de 2018 .  El Teniente General Carlos Palacios Zaforteza lo hizo el 19 de febrero de 2018. El Teniente General del Cuerpo General del Ejército de Tierra al General de División Juan Montenegro Álvarez de Tejera el 18 de junio de 2018. Y así hasta completar la lista de ocho altos mandos.

Foto a solas

Al hecho de que solo la general Patricia Ortega fuese la única convocada que ascendió el pasado mes de julio hay que sumar, explican las fuentes consultadas, la “diferencia de rangos” que existen entre la militar y el resto de los mandos presentes. El de Teniente General está dos peldaños por encima del de general de Brigada, teniendo por medio –en el caso del Ejército de Tierra y del Aire- el de general de División.

Por cuestiones de protocolo, Sánchez tuvo que hacerse la fotografía oficial a las puertas de Moncloa. Primero, con los ocho tenientes generales y luego, ya en solitario, con la general Ortega. De hecho, la militar tuvo que esperar entre ‘bambalinas’ a que terminase la foto del presidente con sus superiores, y luego un funcionario de Moncloa le dio paso.

Situación tensa

Durante el acto en el interior del Palacio se la pudo ver visiblemente tensa con la situación, alejada en algunos momentos del grupo. Incluso “incómoda”, destacan en ambientes militares.

Esta situación también ha generado cierto malestar y críticas entre el alto mando militar español, tal y como confiesan a OKDIARIO miembros de la propia cúpula de las Fuerzas Armadas. Se considera que la convocatoria “por voluntad de Moncloa, tenía un objetivo político definido desde el primer momento”. El equipo de Sánchez buscaba una imagen del presidente con la primera mujer general, y así fue como se consiguió.

La general huye del feminismo

Desde meses antes de su ascenso, la general Ortega ha tratado de huir de cualquier vinculación de su carrera profesional con el feminismo. De hecho, en el acto de imposición de su faja roja de general, no hizo mención alguna a su condición de mujer ni al feminismo en su discurso. Y en su primera entrevista en los medios, llegó a corregir unas polémicas palabras de la vicepresidenta, SáncCarmen Calvo, que aseguraba que el feminismo es «de las socialistas». «El feminismo es de todos» sentenció la general Ortega.

Los intentos por parte del Gobierno de capitalizar el legítimo y meritorio ascenso de la general Ortega llevaron al Ejecutivo de Sánchez a valorar la posibilidad de que el ascenso se produjese justo antes de las elecciones generales. Una baza electoral que no fue posible debido al estricto calendario que acompaña a estas cuestiones: el ascenso debía ser propuesto por el Consejo Superior del Ejército previa evaluación de todos los candidatos.

Estos intentos por explotar electoralmente el ascenso levantaron recelos en la cúpula de las Fuerzas Armadas, tal y como contó OKDIARIO.

Lo último en España

Últimas noticias