Ley del Euskera

Los juristas avisan a Barcos que no puede imponer el euskera en Navarra sin permiso del Congreso

Quim Torra
Uxue Barcos con Iñigo Urkullu
Comentar

El cuatripartito que gobierna Navarra y que persigue cambiar la Ley del Euskera para imponerlo como lengua cooficial en toda la comunidad se empeña en sacar adelante un proyecto de dictadura lingüística que adolece de claros visos de ilegalidad. La advertencia a Uxue Barcos y su Ejecutivo (Geroa Bai-PNV, EH Bildu, Podemos e IU) le ha llegado de juristas de reconocido prestigio y que han abierto la comisión parlamentaria creada a tal fin.

En sus informes, estos juristas dejan claro que extender el euskera sin modificar la Ley Orgánica de Amejoramiento del Fuero de 1982 (equivalente a los estatutos de autonomía de otras comunidades) que lo regula sería un “fraude de ley“, y que el Tribunal Constitucional tumbaría en el minuto uno.

Lo ha advertido el primero de los 14 expertos que intervendrán hasta el próximo mes de septiembre en una comisión sobre la que la oposición a Geroa-Bai, EH Bildu, Podemos e IU-Izquierda Ezkerra ve más que serias dudas sobre su objetivo. El profesor de Derecho Administrativo Miguel Izu, Doctor en la especialidad y vocal del Tribunal Administrativo de Navarra ha explicado claramente que el cambio en la ‘zonificación lingüística  (que tras la ley del Euskera de 1986 reconoce una zona vascoparlante donde el euskera tiene cooficialidad junto al castellano) requeriría cambiar lesa ley orgánica.

Y es que el jurista y exparlamentario de IU tuvo que recordar que no se puede modificar de una ley orgánica, como es la Ley de Reintegración y Amejoramiento del Fuero Navarro (LORAFNA) sin la aprobación del Congreso de los Diputados. Así lo establece el artículo 81. 2 de la Constitución, que además es taxativo “se exigirá mayoría absoluta”.

Por tanto, acabar con la zonificación y establecer el vascuence como lengua oficial en toda Navarra como pretenden nacionalistas, proetarras y podemitas implicaría por tanto una modificación de la LORAFNA, la cual no se puede acometer unilateralmente desde el Parlamento de Navarra. Lo mismo sucedería si un gobierno foral distinto quisiera lo contrario: por ejemplo, eliminar o reducir la zona vascófona.

Sólo habla euskera el 6’7 %

De este modo, esta comisión que persigue satisfacer una pretensión histórica del nacionalismo y la construcción de la fantasmagórica ‘Euskal Herría’ mediante la dictadura lingüística nace ya viciada y con serias dudas sobre su legalidad. PP, UPN y PSN no sólo votaron en contra de su creación, sino que han denunciado el sinsentido de tratar de imponer por decreto una lengua que no es reflejo de la realidad social y cultural de la Comunidad Foral.

El euskera lo habla entre un  5% y un 7 % de la población, y apenas lo conoce uno de cada diez navarros. Ello no impide que desde el Parlamento de Navarra los nacionalistas pretendan levarlo a zonas no vascófonas (sólo se habla en algunos putnos del norte lindando con País Vasco) de forma unilateral.

Con este panorama, no es extraño que esa comisión del Parlamento Foral esté a punto de reventar. UPN ya ha anunciado su decisión de dejar de participar en esta comisión, el PPN pide su cancelación inmediata y el PSN deja en manos de sus órganos internos si abandona como el resto de la oposición.

Últimas noticias